Quindío, el paisaje más modificado del país

Noticias destacadas de Medio Ambiente

El Mapa de Ecosistemas Colombianos indica que este departamento tiene la mayor concentración de ecosistemas alterados.

Quindío es el departamento que concentra más ecosistemas transformados. El 81% de ellos, frente a al 1% del Amazonas, indica que en la mayoría de su territorio la actividad humana ha usado recursos del suelo y el clima para convertirlo en lo que los ecólogos llaman un agroecosistema. Este proceso afecta la mayoría de relaciones que se dan entre la flora, la fauna, la cobertura del suelo y, por supuesto, el hombre. Entonces, ¿a qué se debe una transformación tan alta en un departamento tan pequeño?

Como lo explica Carlos Alfonso Ortegón, ingeniero forestal vinculado al Ideam que participó en la elaboración del Mapa Nacional de Ecosistemas Continentales, Costeros y Marinos de Colombia, primero hay que entender que detrás de este dato hay una cuestión de tamaño. Debido a que el Quindío es un departamento pequeño, la proporción de transformación respecto a su área es mayor que la de un departamento de gran extensión. Sobre todo cuando se trata de una región que produce café, yuca, plátano y banano.

Es decir, tiene una cobertura de suelo con agroecosistemas cafeteros, plataneros y bananeros que causan algún grado de erosión. Sin embargo, como lo indica la misma información del mapa, ninguno de estos sistemas alcanza a generar una erosión que se clasifique como muy severa o irreversible. “Dependiendo de cómo sea el manejo del cultivo de cada zona, se pueden implementar prácticas agronómicas que pueden causar menos impacto”, afirma Ortegón.

No obstante, el ingeniero también aclara que, para llegar a saber a ciencia cierta por qué Quindío es el departamento más transformado, habría que estudiar la dinámica natural que hubo hace siglos, los procesos de colonización paisa y europea, y cómo la región cafetera ha utilizado históricamente la tierra.

¿Una señal de alarma?

¿Debería preocuparnos que más de la mitad del Quindío no tenga ecosistemas naturales? Para Ortegón, más que una cifra de alarma, es una que llama la atención por el alto porcentaje de transformación que indica.

“Estando en una región montañosa debería haber un equilibrio entre lo natural y lo transformado, porque las áreas conservadas son las que garantizan la seguridad del agua, evitan la degradación que lleva a la erosión y la desertificación,” explica Ortegón.

Para Uriel Murcia, investigador del Sinchi que participó en la mesa de ecosistemas acuáticos, una de las cinco que se plantearon para configurar el mapa, el problema podría estar en que se pierda la conectividad natural del departamento con la de otras regiones.

“La realidad del Quindío es que lleva el espinazo de la colonización del país, lo cual transformó los paisajes rurales. Entonces se podría plantear una estrategia que involucre corredores biológicos para que, en dado caso, no se pierda esa interconectividad”.

En efecto, así parezca que la Amazonia no tiene que ver nada con el departamento cafetero, el investigador también explica cómo, con la cartografía actualizada de la cobertura de suelos, han podido ver una mancha de deforestación que se adentra en el Amazonas. “La expulsión de gente de sus tierras, que se desplazó desde el interior del país en los años 60, 70 y 90 hacia la Amazonia, también tiene que ver mucho con la forma como se está transformando este región”.

Comparte en redes: