Registran muerte masiva de aves migratorias en Estados Unidos

Noticias destacadas de Medio Ambiente

La mayoría de los cadáveres fueron encontrados en el suroeste de Estados Unidos. Los ornitólogos aseguran que sus muertes quizás estén relacionadas con la crisis climática.

Cientos de golondrinas, papamoscas y currucas fueron encontradas muertas en Nuevo México, Colorado, Texas, Arizona y Nebraska, en el suroeste de Estados Unidos. La muerte de las aves migratorias ha sido calificada por los ornitólogos como una tragedia ambiental que quizás esté relacionada con la crisis climática. Investigadores de la Universidad Estatal de Nuevo México se han encargado de recoger los cadáveres para estudiar la causa de su muerte. (Lea: ¿Por qué se presentan muertes masivas de elefantes en África? Científicos estudian las causas)

Martha Desmond, profesora del departamento de biología de la Universidad Estatal de Nuevo México (NMSU), aseguró a The Guardian que “muchos cadáveres tienen pocas reservas de grasa o masa muscular restantes, y algunos parecen haberse hundido en el suelo en pleno vuelo (...) Recogí más de una docena en solo un tramo de dos millas frente a mi casa (...) Estar recogiendo estos cadáveres y darse cuenta de lo extendido que está, es personalmente devastador”.

Desmond explicó la ruta que toman algunas de estas aves migratorias, que deben recorrer largas distancias hacia el sur. El camino comienza en Alaska y Canadá, luego pasan sobre el suroeste de Estados Unidos para finalmente aterrizar en las zonas invernales de Centroamérica y Suramérica. Durante esta migración, es crucial que aterricen cada ciertos días para reposar antes de continuar su viaje, añadió.

Sin embargo, este año ese recorrido se vio alterado, principalmente por los incendios forestales que tienen en alerta a Estados Unidos. Para la investigadora, esta muerte masiva de aves quizás indicaría que se vieron obligadas a desviar su migración, lejos de las áreas costeras ricas en recursos, y desplazarse sobre el desierto de Chihuahua, donde la comida y el agua son escasos. Lo que indicaría que murieron de hambre. (Puede leer: Aves, caimanes y mamíferos luchan contra el fuego en el mayor humedal del mundo)

Allison Salas, una estudiante de posgrado en NMSU, se ha encargado de recolectar loa cadáveres.Por medio de un hilo en su cueta de Twitter ha estado registrando sus hallazgos. “Son, literalmente, solo plumas y huesos (...) Casi como si hubieran estado volando hasta que ya no pudieron hacerlo más”, escribió en uno de ellos.

Salas aclaró que los estados del suroeste de este país han experimentado condiciones extremadamente secas, un hecho relacionado con la crisis climática. Con el aumento de la temperatura, ha disminuido la población, que es la principal fuente de alimento para estas aves migratorias. Además, el 9 y 10 de septiembre se registró una ola de frío local, perjudicando aún más su supervivencia.

“Alguno de estos eventos climáticos pudo provocar que las aves comenzara su migración temprano, sin haber acumulado suficientes reservas de grasa. O, quizás el humo de los incendios forestales puede haber dañado sus pulmones. Podría ser una combinación de cosas. Podría ser algo que todavía desconocemos por completo”, dijo la estudiante. (Le puede interesar: Encuentran delfines muertos cerca del vertido de petróleo en la isla Mauricio)

Lo sorprendente para ambas expertas es que han encontrado que cientos de estas aves están muriendo mientras vuelan. Caen del cielo ya muertas. Las primeras muertes se informaron el 20 de agosto en White Sands Missile Range (Nuevo México). Al comienzo, se manejó la teoría de que estos incidentes habían sido sucesos desafortunados, sin embargo, a los pocos días varios ornitólogos reportaron que las muertes se estaban presentando en toda la región.

Los cadáveres de estas aves migratorias serán enviados al laboratorio forense del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos y al Centro Nacional de Salud de la Vida Silvestre en Wisconsin para su análisis. Los resultados se publicarán en las próximas dos semanas. Mientras se determinan las causas, los científicos invitan a los residentes de lugar a registrar cualquier avistamiento de aves muertas. Lo podrán hacer en la página web inaturalist .

Comparte en redes: