Rescatan más de 100 animales silvestres hacinados en zoológico de México

Tras denuncias ciudadanas, autoridades constataron que "el lugar contaba con diminutas jaulas apiladas en un espacio reducido, maltrato, e incluso que la heces de unos caían sobre otros animales".

Más de un centenar de animales, entre ellos osos, búfalos, dromedarios y tigres, fueron rescatados de un zoológico, propiedad de un diputado de Puebla (centro), donde estaban en condiciones deplorables, informó este lunes la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA).

El zoológico "Club de los Animalitos", ubicado en Tehuacán (Puebla), a unos 200 kilómetros de la capital mexicana, "operaba en un predio inadecuado para el manejo de un total de 240 ejemplares de vida silvestre", por lo que se "aseguró un total de 101 animales (...) por hacinamiento, faltas al trato digno" o bien por no acreditarse su legal procedencia, indica un comunicado de la PROFEPA.

Tras recibir denuncias ciudadanas, las autoridades realizaron un operativo en el que constataron que "el lugar contaba con diminutas jaulas apiladas en un espacio reducido, maltrato, e incluso que la heces de unos caían sobre otros animales", precisa el parte.

Los animales, entre los que había tigres, primates, leones, osos, antílopes, bisontes y aves, no contaban con cuartos de noche ni pisos adecuados, "situaciones que provocan en algunos ejemplares conductas violentas estereotipadas, lesiones y peleas entre ellos, por la falta de espacio y compatibilidad", explicó PROFEPA.

El "Club de los Animalitos" es propiedad de Sergio Gómez, empresario y diputado en Puebla por el conservador Partido Acción Nacional, quien aparece acariciando a sus animales en los carteles publicitarios del zoológico.

El legislador ha defendido su recinto asegurando que ha logrado la reproducción exitosa de varias especies, principalmente de felinos, pero los vecinos del conjunto habitacional en el que se ubica se quejan constantemente.

Según las autoridades, el establecimiento no cuenta con medidas de seguridad para el público visitante ni para los propios animales, ya que estos están al alcance de la mano, y carece de personal veterinario necesario.