Unos 385 municipios están en alerta roja

Ríos Cauca y Magdalena, en riesgo de desbordamiento

Un sobrevuelo hecho por la autoridad ambiental Corpoamazonia sobre el departamento de Putumayo deja ver las afectaciones que dejó la avalancha de los ríos Sangoyaco, Mocoa y Mulato.

Este fin de semana quedará guardado como una de las fechas más trágicas vividas en el departamento de Putumayo, luego de que las fuertes lluvias provocaran el desbordamiento de los ríos Mocoa, Sangoyaco y Mulato, además de la creciente de las quebradas Taruca, Conejo y Almorzadero, en la noche del viernes y la madrugada del sábado.

De acuerdo con el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), el municipio de Mocoa experimentó una precipitación de 129,3 mm, que equivalen a la lluvia que caería en condiciones normales durante diez días en esta zona del piedemonte amazónico. Ese fenómeno borró del mapa 17 barrios, deja al menos 262 muertos, 203 heridos y una cifra de desaparecidos todavía incierta.

“En los últimos 25 años en esa zona habíamos tenido precipitaciones incluso superiores, pero éstas eran dispersas en 24 horas”, dijo el director del Ideam, Ómar Franco, tras advertir que los departamentos de Antioquia, Cundinamarca, Valle del Cauca, Cauca, Tolima, Putumayo y Nariño también están en riesgo de vivir una situación similar.

Para conocer las afectaciones tras el suceso, la autoridad ambiental Corpoamazonia, con el apoyo de Gran Tierra Energy, hizo un sobrevuelo en la zona que deja ver varios puntos con deslizamientos que desprendieron parte del suelo, rocas de hasta tres metros y árboles que alcanzaban los cinco metros de longitud, los que hoy enlutan a todo un país.

El sobrevuelo concluyó que “las características de los suelos (arenosos y arcillosos), las fallas geológicas, la topografía del terreno (pendientes de más de 50 %), el cambio en el uso del suelo y la precipitación extrema, desencadenaron deslizamientos y fenómenos de remoción en masa en las partes alta y media de las microcuencas”.

El sobrevuelo demostró que las vertientes de las quebradas están fracturadas, hay socavamiento de los ríos y mucho material sobre los cauces y lechos. A eso se le suma que el 60 % de la deforestación nacional se concentra en cinco departamentos, entre ellos Putumayo, que en 2015 perdió 9.214 hectáreas de bosque. La Amazonia sigue siendo la zona más impactada: allí se concentra el 46 % de la deforestación de todo el país (56.962 hectáreas).

A este panorama hay que sumarle el aumento de la praderización, los cultivos ilícitos, la degradación de las rondas hídricas, los asentamientos a orillas de los ríos, la extracción selectiva de especies forestales de uso comercial y la minería que durante años han venido deteriorando el ecosistema.

Pero eso no es lo peor de todo. Según el geólogo Germán Vargas Cuervo, profesor del Departamento de Geografía de la Universidad Nacional, hay otros 385 municipios que están en situación de riesgo por avalanchas. Villagarzón, San José del Fragua, Belén de los Andaquíes, Puerto Rico, La Uribe, Lejanías, Guamal, Villavicencio, Medina, San Luis de Gaceno y Yopal son algunos de los puntos que estarían en alertas roja y naranja de vivir la misma situación de Mocoa.

Dado que marzo fue un mes atípico en precipitaciones, pues ha sido el más lluvioso en los últimos seis años, la parte alta del río Cauca y la parte media del río Magdalena presentan una condición frágil a las variaciones climáticas extremas. Las autoridades hacen un llamado a actualizar los mapas de riesgo y fortalecer la prevención.

“Seguramente seguiremos viendo fenómenos como este en cada período invernal, si no se toman medidas reales y efectivas de prevención de desastres por inundaciones o avenidas torrenciales en estas 385 poblaciones ribereñas del cauce activo”, dijo el profesor Vargas.

687670

2017-04-03T23:53:11-05:00

article

2017-04-04T01:20:17-05:00

[email protected]

none

redacción Nacional

Medio Ambiente

Ríos Cauca y Magdalena, en riesgo de desbordamiento

53

3784

3837