Samoa, el país que funcionará con energías 100% renovables en 2025

Este conjunto de islas ha puesto en marcha un ambicioso proyecto para alejarse de los combustibles fósiles. Hasta el momento, casi el 50% de su energía es producida por otras fuentes.

Panorámica de Samoa. Pixabay

Los efectos adversos del cambio climático han sido recalcados en muchas oportunidades. Cada vez que aparecen las imágenes de un desprendimiento de un iceberg o cuando se publican cifras de especies en peligro por las transformaciones del clima, las inquietudes regresan a las páginas y pantallas de los medios de comunicación. Sin embargo, no siempre esas alertas desembocan en iniciativas de adaptación o mitigación.

Samoa, ese grupo de islas del Pacífico Sur y que seguramente será unos de los lugares que también resultará afectado por el incremento de las temperaturas y del nivel del mar, sí quiso tomar un camino diferente: para 2025 espera que el 100% de su energía sea generada por el sol, el viento o el agua.

Además de los perjuicios que le generará el cambio climático, otro de sus motivos está impulsado por argumentos económicos: su tradicional dependencia de los combustibles fósiles ha conducido a esa nación de no más de 190 mil habitantes y unos 2.830 kilómetros cuadrados, a gastar en ellos cerca del 10% de su Producto Interno Bruto.

Por ello, desde hace unos años empezaron a buscar rutas distintas que le permitieran establecer una isla más sostenible. Tras varios esfuerzos, entre julio de 2017 y junio de 2018, el porcentaje de generación de energías limpias casi alcanza el 50%. Un parque eólico, cinco plantas solares y varias plantas hidroeléctricas hacen parte de los proyectos que impulsaron en los últimos lustros.

De hecho, desde el año pasado sumaron a su baraja de iniciativas una que los sacará de aprietos en caso de que sus fuentes renovables fallen. Se aliaron con Tesla, la compañía del multimillonario Elon Musk, para que su transición a un modelo energético sostenible no tenga tropiezos.

El equipo de Musk les proporcionó un sistema tecnológico que, en principio impedirá los desabastecimientos. Se trata de un par de sistemas de almacenamiento de energía PowerPack, que permite el almacenamiento de los excesos de energía. Pueden proporcionar hasta 13,6 MWh si es necesario y están controladas por un software que permite manejarlas en tiempo real y equilibra el suministro de manera automática.

De pasar todas las pruebas, como hasta ahora lo han hecho, este nuevo mecanismo parece la gran garantía para que Samoa se convierta en uno de los primeros países en funcionar únicamente con energías renovables.