Sancionan a taladores de frailejones en el Páramo de Sumapaz

Un predio, que iba a ser utilizado para sembrar papa, fue clausurado por la Corporación Autonóma Regional (CAR) por haber talado 5 hectáreas de frailejones para iniciar su producción agrícola.

Un frailejón crece aproximadamente un centímetro por año / Cortesía CAR

Esta semana, en un predio ubicado en pleno Páramo de Sumapaz, la Corporación Autónoma Regional (CAR) impuso medida preventiva de suspensión de actividades al predio denominado El Candado, en la localidad de Usme, en donde se evidenció la tala de 5 hectáreas de frailejones para poner en marcha un cultivo de papa.

Allí, no solamente se afectó la vegetación nativa; sino que también, se invadió la ronda de una quebrada innominada, afluente del río Curubital, el cual surte a varias familias y que se encuentran a menos de 1 metro del cultivo.

La presencia de los funcionarios de la CAR se realizó en horas de la mañana donde al menos seis trabajadores estaban realizando la aplicación de cal viva sobre el suelo y sobre la ronda hídrica del recurso. En el momento de la diligencia, los presuntos dueños del predio e infractores, Moisés Pulido e hijo, transportaban semilla de papa en un tractor con remolque, el cual pasaba por encima de los frailejones causando la destrucción de esta importante especie, única del páramo.

De este modo, los infractores se enfrentan a un proceso sancionatorio con la CAR, que puede terminar en el pago de una millonaria multa y la obligación de la restauración de la zona afectada. La evasión de la medida de suspensión de actividades puede agravar el proceso, lo que obligaría a la Autoridad Ambiental a compulsar copia a la Fiscalía General por delito penal.

Javier Molano, uno de los vecinos de los Pulido, cometió la misma infracción hace algunos años y se enfrentó a sanciones significativas con la CAR. Hoy, se encuentra compareciendo ante la Fiscalía Seccional competente para cerrar su caso. Pese al daño que hizo, actualmente está recuperando el páramo y tiene en mente proyectos turísticos. Javier trabaja de la mano con los Caminantes de la Montaña y se ha acercado a la Corporación con el fin de recibir el aval para su proyecto.

Es importante resaltar que la tala de frailejones es una falta grave, pues la recuperación de esta afectación se da en periodos largos de tiempo. Un frailejón crece, aproximadamente, un centímetro por año, pero los infractores desconocen esto y terminan privilegiando sus intereses económicos sobre el bien del ecosistema.