Se declara calamidad pública en el Guaviare por incendios

De acuerdo con Parques Nacionales, el incendio forestal en la Sierra de la Macarena está controlado, dejando un área afectada de 3.500 hectáreas. Sin embargo, el departamento del Guaviare se declaró en estado de calamidad pública por cuenta de los 24 incendios que han azotado ese departamento la última semana.

Incendio en el GuaviareMADS

“Detrás de algunos incendios forestales estarían  individuos y redes criminales que ponen en riesgo a toda la población, a la puerta de la Amazonia y a nuestros ecosistemas”, denunció el ministro de Ambiente Luis Gilberto Murillo, quien reiteró al país que “esto no es un juego, es el mayor desafío que tiene Colombia y tiene que ver  con eventos extremos del clima y el cambio climático. Las temporadas secas y de lluvia son mucho más extremas y eso nos lleva a que los comportamientos cambien”.

Por ello se han realizado con la fiscalía acciones de prevención, control y judicialización de personas que están cometiendo delitos ambientales. “Con el apoyo de la Brigada 22 de Selva, se capturaron cinco personas que ya han sido judicializadas y la Fiscalía tiene un equipo especial para responder a esta emergencia, lo mismo que algunas medidas administrativas por parte de la corporación para casos muy concretos”, agregó Murillo.

Se espera que en lo meses de marzo y abril inicien alguna lluvias ligeras que traigan humedad a estas zonas y alivien un poco la condición de calor, disminuyendo los focos que hay allí. 

De acuerdo con esa cartera, en San José del Guaviare hay 2 focos controlados, 3 liquidados y 2 activos; en El Retorno, 9 focos controlados, 2 liquidados y 0 activos; en Calamar, 4 focos controlados, 7 liquidados y 0 activos. Se han controlado 15 incendios, se han liquidado 12 y quedan 2 incendios activos. En total se identificaron 29 incendios, de los cuales 15 ya están controlados.

“Hemos avanzado en contener los incendios forestales que están amenazando los bosques de la Amazonia en la puerta de la Amazonia y seguimos haciendo un esfuerzo muy importante en proteger el corazón de la Amazonia a través de la ampliación de Chiribiquete y otras áreas protegidas que hemos creado. Asimismo estamos haciendo un cinturón verde de áreas protegidas en todo el país, ya estamos casi en 30 millones de hectáreas y de otras formas de conservación”, explicó Murillo Urrutia.

Según reportes de Parques Nacionales Naturales, de la Alcaldía de La Macarena, la fuerza Aérea y la Unidad de Gestión del Riesgo de Desastres, el incendio en la serranía de La Macarena se extinguió totalmente, dejando una afectación estimada de 3500 hectáreas de bosque. Las autoridades realizan las investigaciones pertinentes para esclarecer las causas que lo iniciaron y por parte de Cormacarena y PNN se evaluará el impacto ambiental de la misma en los próximos días.

“Es necesario que los gobiernos locales y departamentales activen sus planes de contingencia y refuercen sus acciones preventivas, como lo hemos venido reiterando desde diciembre. El país tiene que manejar estas temporadas de manera preventiva y no podemos bajar la guardia”, insistió Murillo Urrutia.

Según la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, entre el 1 de enero y el 26 de febrero de 2018 se han presentado incendios de cobertura vegetal en 24 departamentos y 203 municipios. Dentro de los departamentos con el mayor número de registros de hectáreas afectadas están el Meta, Casanare, Cesar y Vichada.

En conjunto con el IDEAM, teniendo en cuenta todos los pronósticos, se planean las acciones que permitan mitigar los incendios y también tomar medidas para el control de los focos de deforestación. Según informó Omar Franco, director del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, “los departamentos que presentan el mayor nivel de alerta en este momento son Vichada, Arauca, Sucre, Córdoba, Casanare, Cesar, Guaviare,  La Guajira, Magdalena, Boyacá, Santander y Meta, con  alta vulnerabilidad de alerta de incendios de la cobertura vegetal.

 “Estamos atravesando la temporada de menos lluvias para el Caribe y Orinoquia, son épocas normales de bajas precipitaciones y la ola de calor que tenemos allí es bien importante y significativa”, explicó Franco y aseguró que el Ideam seguirá monitoreando los focos de calor vía satélite, en todo el país.