La sequía de los ríos Magdalena y Cauca permite cruzarlos a pie en ciertos puntos