Si se restauran el 15% de las tierras se evitarán el 60% de las extinciones

Noticias destacadas de Medio Ambiente

Esto señala un estudio publicado en Nature y realizado por 27 investigadores de 12 países. También tendría beneficios de mitigación.

Lograr restaurar ecosistemas que fueron convertidos a pastizales o espacios para agricultura tendría un doble beneficio: uno en la biodiversidad y otro en la mitigación del cambio climático. Esto concluyó un estudio publicado en la revista Nature y realizado por 27 investigadores de 12 diferentes países.

Tras analizar 870 millones de hectáreas de ecosistemas en todo el mundo que se han convertido en tierras de cultivo, el estudio concluyó que si se logran restaurar el 15% de estas tierras se evitaría el 60% de las extinciones. Específicamente, el 54% de los ecosistemas analizados eran originalmente bosques, el 25% pastizales, el 14% matorrales, el 4% tierras áridas y el 2% humedales.

“Impulsar los planes para devolver grandes extensiones de la naturaleza a un estado natural es fundamental para evitar que la biodiversidad y las crisis climáticas en curso se salgan de control”, dijo Bernardo BN Strassburg, autor principal. “Demostramos que si somos más inteligentes acerca de dónde restauramos la naturaleza, podemos marcar las casillas del clima, la biodiversidad y el presupuesto en la lista de tareas urgentes del mundo”.

Pero los beneficios no paran ahí: el estudio también concluyó que restaurar el 15% de las tierras del mundo implicaría absorber más de 463 mil millones de toneladas de dióxido de carbono. “Impulsar los planes para devolver grandes extensiones de la naturaleza a un estado natural es fundamental para evitar que la biodiversidad y las crisis climáticas se salgan de control”, explicó Bernardo BN Strassburg, autor principal del estudio. (Lea: Así han cambiado los ecosistemas de Colombia por culpa )

Los investigadores utilizaron una sofisticada plataforma de optimización multicriterio llamada PLANGEA, lo que les permitió hacer otro análisis a nivel local. “Si la restauración se llevara a cabo a nivel nacional, lo que significa que cada país restauraría el 15% de sus bosques, habría una reducción en los beneficios de la biodiversidad en un 28% y los beneficios climáticos en un 29%, un aumento en costos en un 52%”, explica. (Acá: El 55% del PIB mundial depende de los servicios de los ecosistemas)

Igualmente, para evitar el temor que la restauración de ecosistemas les quite espacio a los cultivos y, por ende, amenace la seguridad alimentaria, los investigadores calcularon cuántos ecosistemas podrían revivirse sin cortar el suministro de alimentos. Descubrieron que el 55% (1.578 millones de hectáreas) de los ecosistemas que se habían convertido en tierras de cultivo, podrían restaurarse sin interrumpir la producción de alimentos. Esto podría lograrse mediante la intensificación bien planificada y sostenible de la producción de alimentos, junto con una reducción del desperdicio de alimentos y un abandono de alimentos como la carne y el queso, que requieren grandes extensiones de tierra y, por lo tanto, producen emisiones desproporcionadas de gases de efecto invernadero.

Lea acá el estudio de Nature (en inglés)

Comparte en redes: