El Pacífico es la otra zona inquietante

Sierra Nevada, un nuevo foco de deforestación

La semana pasada, cientos de indígenas provenientes de la Sierra Nevada de Santa Marta protestaron en Valledupar porque su territorio se estaba llenando de títulos mineros. Sin embargo, a su preocupación deberá sumarse una más inquietante: por primera vez esa área (la frontera entre La Guajira y Magdalena) quedó clasificada como un nuevo foco de deforestación durante el segundo trimestre de 2017.

Flickr - Alejandro Bayer Tamayo

La revelación, hecha por el Ideam, ratifica la compleja situación que representa este problema. “Es mi principal dolor de cabeza”, le dijo hace unos días a este diario el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo.

En total, el boletín de alertas tempranas de deforestación, identificó ocho puntos preocupantes en Colombia para el segundo y el tercer trimestres de 2017 (ver infografía). El municipio de Río Quito, en Chocó, es otro de ellos. Es un problema asociado a “actividades mineras ilícitas a cielo abierto”, dice el Ideam.

Hay otra conclusión que resulta alarmante para el caso del segundo trimestre: el 90 % de las alertas detectadas en áreas protegidas se concentraron en tres parques nacionales naturales: el Parque Nacional Natural Paramillo (entre Antioquia y Córdoba), Tinigua (en el Meta) y Sierra de La Macarena. Ese arco de deforestación amazónico es un asunto que sigue sin resolverse. Como lo había revelado esa entidad en junio, el 60 % de la deforestación que hay en Colombia sucede en esa región.

Chocó, por otra parte, fue el departamento donde más se registraron alertas de deforestación en los últimos tres meses (el 21,9 %). Le siguen Putumayo (13 %) y Meta (12 %). De hecho, el Pacífico es una región con serios inconvenientes: en el primer trimestre tuvo dos puntos graves de deforestación. En el segundo, se multiplicó. De los ocho focos nacionales, la mitad se presentaron en esa región.

 

Temas relacionados