Sólo el 11% de recursos por turismo se quedan en el Amazonas

Un análisis de la Universidad Nacional mostró que el mayor porcentaje del gasto se hace en trasporte aéreo –manejado por una empresa brasilera y otra chilena–, y la otra parte del alojamiento se queda en Leticia.

La actividad turística en el Amazonas comenzó hace más de cincuenta años pero sólo en los últimos 15 años se ha convertido en una fuente de bonanza para la región. La creciente conciencia ambiental y el interés por conocer la mayor selva tropical, con sus ríos caudelosos y su biodiversidad, está impulsando a centenares de turistas a visitar la región. Sin embargo, el dinero se está quedando por el camino, lejos de las comunidades.

Según el profesor Germán Ignacio Ochoa, de la Sede Amazonia de la Universidad Nacional, “la visión global de la cadena de valor demuestra que el mayor porcentaje del gasto se hace en trasporte aéreo –manejado por una empresa brasilera y otra chilena–, y la otra parte del alojamiento se queda en Leticia”.

En una nota de prensa elaborada por Unimedios, el docente explicó que tan solo el 11% de las ganancias llegan a las finanzas de las comunidades indígenas que son las encargadas por lo general del transporte local, las excursiones, la visita a comunidades y los guías locales.

Sus planteamientos son el resultado de una investigación en la que participaron estudiantes de maestría, pregrado y egresados de la U.N. quienes realizaron trabajo de campo con cuatro comunidades indígenas; entrevistas a entidades gubernamentales y representantes del sector privado; observaciones participativas; talleres de concertación; encuestas a 300 turistas y revisión de información secundaria.

El docente advirtió que “a pesar de que en la región –especialmente en Leticia y el sur del Trapecio amazónico– se plantea que el turismo es la mejor alternativa para el desarrollo de la región, si este no se contrasta con el liderazgo y la atención de las instituciones públicas locales, se queda corto”.

Aunque han surgido empresas familiares y ha aumentado el empleo y el número de visitantes a la región, el turismo sigue siendo controlado por empresas urbanas que se quedan con el mayor porcentaje de los ingresos.

Ochoa criticó el enfoque que se le está dando al turismo para esta región pues los planes que están ofreciendo las agencias de viajes está dejando de lado la conservación y la educación de los viajeros y pasando a una demanda de servicios hoteleros tradicionales.

El docente Ochoa comenta que las organizaciones indígenas deben llevar la línea de manejo del turismo porque la administración municipal cambia los funcionarios frecuentemente y evita que se tenga una visión de largo plazo.

Un cambio de estrategia para mejorar el turismo en la región debe contemplar las iniciativas familiares, disminuir el turismo de masas, ofrecer experiencias memorables más que productos, concentrar esfuerzos para conservar la cultura y el territorio, y distribuir mejor el gasto con las comunidades.