La importancia de los archivos para construir la verdad del conflicto armado

hace 2 horas
Exposición hasta el 28 de enero

Sumergirse en la historia del río Bogotá

Hoy, el río Bogotá corre a espaldas de la ciudad que le dio su nombre. Sus aguas empiezan a morirse prácticamente desde su nacimiento, y cuando llegan al río Magdalena ya no hay vida en ellas. Pero no siempre ha sido así. El río fue sagrado, y fue la musa de pintores, dibujantes y poetas en los siglos pasados.

Una fotografía de la década de los cincuenta, que muestra cómo el río Bogotá inundaba la sabana. Archivo de Bogotá

Hace dos meses, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) decidió rescatar esa memoria oculta de este afluente. En la tarde de hoy, ese esfuerzo que emprendieron junto al Archivo General de la Nación y al Archivo de la Ciudad de Bogotá se materializará en la exposición “¡Que corran las aguas! Del páramo al Magdalena, historias del río Bogotá y sus luchas”, que se abrirá a toda la ciudadanía en el Archivo General de la Nación, en Bogotá.

Patricia Silva, líder del servicio al ciudadano de la CAR y coordinadora de la exposición, comenta que el objetivo de la exposición es “crear una esperanza de que es posible salvar el río, de crear en quienes la visiten la consciencia de que sí se puede tener un río que sea nuevamente navegable y en el que todos podamos relacionarnos”.

La exposición, de acuerdo con la funcionaria, es una mirada a la trayectoria histórica del río. En total, las tres entidades aliadas revisaron 180 archivos, que contenían miles de registros fotográficos, cartográficos y documentales del río, que recorre 46 municipios del país.

“Seleccionamos los más relevantes para montar esta exposición”, comenta Silva, quien agrega que agruparon las fotos, videos y dibujos en cuatro partes. La primera es lo que fue el río, es decir su pasado; la segunda, sobre las luchas y tensiones sociales que han existido alrededor del mismo; la tercera, sobre su presente, en el que se destacan las acciones que están llevando a cabo para su recuperación ambiental, y la última recoge las acciones de todas las entidades para devolverle la vida al afluente de la capital.

Pero la exposición es sólo una parte de la agenda conjunta. Conversatorios, encuentros con expertos, con colegios y universidades harán parte de la exposición –que estará abierta al público hasta el 28 de enero– durante los primeros quince días. Toda la programación está disponible en las redes sociales y las páginas web de las tres entidades organizadoras.