Ya existe un plan de manejo, pero avanza lento

Temporada alta, ¡peligro!

Desde 2014, cuando se inauguró el puente que conecta a Cartagena con la isla de Barú, se recrudecieron los problemas ambientales de Playa Blanca.

El manejo de basuras es uno de los principales retos alrededor de Playa Blanca. / Archivo

Los números hablan por sí solos. Antes de 2014, apenas unos cientos de personas visitaban y disfrutaban cada año los 3,2 kilómetros de Playa Blanca, en la isla de Barú. Una vez se construyó el puente que conecta este lugar paradisiaco se multiplicaron los restaurantes, hostales, vendedores y arribaron más de 28.000 personas. Al año siguiente la cifra se trepó hasta 47.000. El año pasado, a la playa ingresaron 30.233 vehículos, 4.198 buses y 7.730 motos trayendo a este destino donde también anidan las tortugas carey a más de 312.000 personas.

Ahora que se acerca la temporada alta y los turistas se alistan para volver, los temores entre funcionarios ambientales y líderes locales resurge. Según un estudio de Parques Nacionales, la capacidad de carga del lugar es apenas de 3.400 personas diarias y, de acuerdo con una nueva resolución de Cardique, deben ser 640 por día mientras se puede ampliar la capacidad del lugar.

Luz Elvira Angarita, directora Territorial Caribe de Parques Nacionales Naturales, explica que este año formularon un plan maestro para reorganizar todo el turismo de la zona que incluye definir áreas de parqueaderos, organizar la entrada de personas, construir un embarcadero para evitar que las lanchas emplayen y monitorear la capacidad de carga. Incluso se definió una zona de casi un kilómetro que debe ser protegida para permitir la anidación de las tortugas carey.

El Parque Nacional Natural Los Corales del Rosario y de San Bernardo no abarca las playas de Barú, pero sí la zona marina a su alrededor. El parque es un valioso conjunto submarino de ecosistemas de la más alta productividad y biodiversidad, que forman la plataforma coralina más extensa del Caribe continental colombiano (unos 420 km2).

Tanto la Alcaldía como Cardique adoptaron el plan propuesto por Parques Nacionales y han intentado avanzar en su implementación, pero no ha sido fácil. Diversos obstáculos se han atravesado. Uno de ellos ha sido la inestabilidad política de la ciudad. El exalcalde Manolo Duque está en la cárcel y por ahora Sergio Londoño ejerce como alcalde encargado a la espera de que se resuelva el asunto. Otro obstáculo, paradójicamente, han sido ciertos fallos judiciales. Parques Nacionales, por ejemplo, intentó prohibir el ingreso de lanchas por vía marina para proteger los ecosistemas y, a través de una tutela, la resolución se frenó.

El asunto es tan delicado que la Procuraduría y hasta el Ministerio de Medio Ambiente han intervenido y siguen de cerca el proceso con las comunidades, el gremio del turismo y las diferentes autoridades locales. El próximo martes el viceministro de Ambiente, Carlos Botero, se reunirá con el alcalde de Cartagena para revisar los avances del plan.