La tierra ya perdió el 50% de sus humedales