Tortuga en peligro de extinción muere atrapada en basura

Un ejemplar de la tortuga lora (Lepidochelys kempii) falleció en una costa de Estados Unidos atrapada en una silla de metal abandonada por turistas.

En la imagen se puede observar a la tortuga lora atrapada en una silla metálica. Tomada de la página de Facebook de South Walton Turtle Watch.

La tortuga lora (Lepidochelys kempii) es una especie particular. Es una de las tortugas marinas más pequeñas (mide entre 52 y 74 centímetro y pesa entre 32 y 49 kilogramos) y vive únicamente en unos puntos específicos del Golfo de México y en la costa oriental de Estados Unidos y Canadá. Aunque poco a poco sus poblaciones se han ido recuperando (en los años 80 apenas había unos 200 individuos), aún continúa en la lista de especies en peligro crítico de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. (Lea "Samoa, el país que funcionará con energías 100% renovables en 2025")

Por eso, la organización South Walton Turtle Watch lamentó el hallazgo que hicieron esta semana en Florida, Estados Unidos. Una de estas tortugas quedó atrapada en una silla metálica abandonada en la playa por turistas.

“Esto es muy triste y es muy fácil de detener. Por favor, no dejen sus artículos en la playa. Hemos encontrado a esta hermosa dama de la silla. Era una tortuga en peligro crítico y, por supuesto, estaba muerta”, escribió la organización en su página de Facebook.

Más adelante preguntaba: “¿Por qué no podemos mantener las cosas fuera de la playa en la noche?”

Quien se encontró con la tortuga fue un residente local. El punto específico donde la halló fue en Dune Allen Beach, en el condado de South Walton.

La advertencia de South Walton Turtle Watch se suma a la de varios organismos que insisten en la necesidad de no dejar basura en los hábitats de animales silvestres. En el caso del océano, poco a poco se han multiplicado los casos de especies que enfrentan dificultades por contaminación. Una tortuga con un pitillo en sus fosas nasales y una ballena que falleció en junio de este año en Tailandia tras tragarse cerca de ochenta bolsas plásticas, son algunos de los casos más inquietantes.