Tortuga vuelve a caminar gracias a silla de ruedas hecha con fichas de Lego

Tras padecer varias fracturas en su caparazón, veterinarios del zoológico de Maryland (EE.UU.) crearon un dispositivo especial para devolverle la movilidad al animal.

Imagen de la tortuga con la silla de rueda fabricada con piezas de Lego.Tomada de marylandzoo.org

Los veterinarios del zoológico de Maryland, en Baltimore, Estados Unidos, encontraron una buena manera de devolverla la movilidad a una pequeña tortuga con múltiples fracturas en su caparazón: crear una silla de ruedas con piezas de Lego. (Lea Así funciona el tráfico de madera en Colombia)

“En julio, una tortuga herida fue encontrada en Druid Hill Park por un empleado del zoológico y fue llevada al hospital para recibir tratamiento. Tenía múltiples fracturas la parte inferior de su caparazón. Debido a la ubicación única de las fracturas, enfrentamos un desafío difícil al mantener la movilidad de la tortuga y al mismo tiempo permitirle que se cure correctamente ", dijo en una breve nota publicada en la página web del zoológico la doctora Ellen Bronson, directora senior de salud animal, conservación e investigación en el zoológico. (Lea Colombia le dice adiós a sus selvas)

Tras llevar a cabo una compleja cirugía que les permitió unir nuevamente las piezas rotas de su caparazón, los doctores se enfrentaron a otro inconveniente. ¿Cómo evitar que la parte reparada toque el suelo y así sane correctamente?

"Las tortugas se curan mucho más lentamente que los mamíferos y las aves, ya que su metabolismo es más lento”, explicaba la doctora Bronson.

A Garrett Fraess, veterinario externo del zoológico, se le ocurrió que una buena manera de solucionar el problema era crear una silla de ruedas especial. “Como no hacen sillas de ruedas del tamaño de una tortuga, entonces dibujamos algunos bocetos y se los envié a un amigo aficionado a LEGO”, cuenta.

A las pocas semanas, la tortuga, del tamaño de una toronja y de unos 18 años, tenía su dispositivo especial de cuatro ruedas que le ha permitido moverse con sus dos patas delanteras, evitando apoyar la parte trasera. Además, no le impide realizar sus movimientos naturales como ocultarse en su caparazón si se siente amenazada.

Como explicó la doctora Bronson, es posible que el animal tenga que usar el dispositivo hasta la primavera del próximo año. Entonces, todos los fragmentos de su caparazón se habrán fusionado y podrán devolverla a su hábitat natural.

En este video puede ver en cómo fue el procedimiento: