Zarpa cuarta expedición a la Antártida

Tres meses para buscar los secretos del clima

El buque ARC 20 de Julio estará tres meses realizando la cuarta expedición colombiana a la Antártida. Cinco países y 23 entidades participan en ella.

Cortesía

Este viernes en Cartagena zarpa el buque ARC 20 de Julio con la cuarta expedición colombiana a la Antártida, un continente en extensión y que almacena la reserva de agua dulce del planeta. Para el capitán de navío Hermann León, director del Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas de la Armada, esta nueva travesía permite seguir conociendo los secretos del clima en el planeta. Cinco países y 23 entidades participan en esta expedición. Los ecosistemas marinos costeros y continentales, cambios climáticos y la biodiversidad de organismos antárticos serán parte de lo que se investigará, regresarán en el mes de marzo y seguramente ya conocerán mas secretos del clima y el continente blanco.

“La Antártida es un continente que ha crecido a partir del tratado antártico, es decir no hablamos de temas de soberanía, hablamos de una comunidad interesada en una región en la cual hay atención de todo el mundo, Colombia no puede quedarse aparte del sistema global y no podemos dejar que otros países decidan el futuro del clima del planeta”, afirmó en entrevista para El Espectador el oficial naval que forma parte de la tripulación que navegará por tres meses en las aguas frías del Pacifico.

La presencia de Colombia en la Antártida no es nueva. Inició en 1989 cuando el país pasó a ser parte del Tratado Antártico. Pero antes se iba en buques de países amigos, ahora es con uno propio: las cosas han cambiado. Las expediciones hacen parte del reto del país por convertirse en miembro consultivo del tratado, en el cual ya están Argentina, Bélgica, Chile, Estados Unidos, Francia, Japón, entre otros.

En tono directo, el capitán León afirma que las investigaciones que se realizan le sirven al país, pues muy seguramente se entenderá por qué se dan las lluvias que regulan nuestras zonas, al igual que las sequias, procesos que están asociados a lo que sucede allí. El mundo ha entendido que el motor termodinámico que regula el clima está en nuestras zonas polares, específicamente en la Antártida, donde se tienen interés estratégicos

El clima que se van a encontrar los expedicionarios es polar y la temperatura promedio es de -17ºC, razón por la cual la flora y fauna terrestre es muy escasa. Los deportistas colombianos Sofía Gómez y Orlando Duque, con reconocimiento mundial y que hacen parte de esta expedición, estarán presentes en un proyecto de investigación asociado para conocer cómo el cuerpo humano resiste las condiciones de frio extremos. Esto, pensando en otros expedicionarios que estarán en las bases que Colombia pueda tener en un futuro

Esta historia de mar se hará en el buque ARC 20 de Julio. Su comandante es el capitan de navío Joaquin Urrego, un hombre que lleva en su tripulación, además de los marinos, 45 investigadores, un helicóptero Bell-412 y botes especializados. Su ruta ya está trazada, pasará por el Canal de Panamá, bordeará la costa pacífica suramericana, llegará al estrecho de Drake y de allí, a la Península Antártica donde comenzará el trabajo de los científicos. El buque fue construido con mano de obra y tecnología colombiana en los Astilleros de Cotecmar, dice el comandante que tiene un desplazamiento de 1780 toneladas aproximadamente y una velocidad promedio de 12 millas por hora. Es la tercera vez que navega al continente blanco. 

“Tener una navegación segura es sin lugar a dudas nuestra mayor prioridad, para ello cuento con mi grupo de trabajo capacitado y entrenado para desarrollar su labor especifica sin contratiempos”, afirma el capitán para quien esta experiencia se convierte en un cúmulo de expectativas diversas que juntas y bien guiadas no son más que una sinergia perfecta para el cumplimiento de lo planeado. El buque que comandará Urrego es de color gris, aunque a la Antártida normalmente van embarcaciones de colores vistosos, como naranja y rojo. También existen cruceros de tonalidades claras e, inclusive, blancos, color que no es recomendable para el capitán Urrego, ya que es más fácil apoyar, en caso de requerimiento de búsqueda aerea, un buque vistoso a uno del color de la nieve.

¿Y quién diría que irse de casa en Navidad y Año Nuevo es buena idea? Pues, para esta expedición es la mejor época para zarpar, el clima es el más favorable entre diciembre y marzo, hay menos presencia de hielos flotantes y las aguas son más seguras. Cuando ya estén navegando habrá una cena especial, con intercambio de regalos y, por supuesto, mucho frío. La Navidad estarán navegando el Pacífico a la altura de Perú y el Año Nuevo cerca a Valparaíso.