Tribunal Administrativo del Tolima aprobó la consulta popular minera en Cajamarca

Para que los resultados tengan validez se necesita que 5.500 ciudadanos vayan a las urnas. La iniciativa podría frenar el proyecto de explotación de oro La Colosa.

Varios municipios de Tolima se han manifestado contra La Colosa. Twitter

“¿Está usted de acuerdo, Sí o No, con que en el municipio de Cajamarca se ejecuten actividades que impliquen contaminación del suelo, pérdida o contaminación de las aguas, o afectación de la vocación tradicional agropecuaria del municipio con motivos de proyectos de naturaleza minera? Esta es la pregunta que avaló el Tribunal Administrativo de Tolima para que se realice la consulta popular que pretende ponerle freno al proyecto de explotación de oro La Colosa, liderado por AgloGold Ashanti.

Según explica el Tribunal - que tenía la misión de revisar si el interrogante era constitucional o no- la pregunta propuesta por los promotores de la consulta popular, “no es sugestiva, porque se pone de presente el escenario sobre el cual se ejerce actividades minera, dando la opción a los electores de contestar con un “Sí” o con un “No”.

Parte de los argumentos de los opositores de la iniciativa, partían de que la pregunta no se estaba formulando en un lenguaje sencillo ni comprensible, por lo que podía “inducir a los ciudadanos a votar por el No”.

Ante la luz verde que dio el Tribunal y después de que tanto el Alcalde Municipal de Cajamarca, como el Presidente del Consejo Municipal y la Registraduría sean notificados, se necesitará que 5.500 personas vayan a las urnas para decidir sobre el futuro de su territorio. Lo que no sólo podría tocar los 29 millones de onzas de oro que se pretenden extraer en La Colosa para 2020, sino los 25 títulos mineros vigentes y ocho solicitudes pendientes que se encuentran alrededor del 86% del municipio de Cajamarca.

Por su parte, AngloGold considera que la pregunta avalada por el Tribunal no concierne a la minería que ellos realizan. "Consideramos que la pregunta aprobada por el Tribunal Administrativo del Tolima hace referencia a la minería ilegal, una minería que debe ser erradicada en el país. La minería formal y legal como la nuestra cumple con todas sus obligaciones, genera empleo de calidad, es auditada por la misma comunidad, las autoridades locales, regionales y nacionales; y promueve espacios de participación con las comunidades para la construcción conjunta de planes y políticas de desarrollo y progreso", advirtió en un comunicado.

La propuesta de la consulta popular minera llegó a manos del Tribunal después de que el Consejo Municipal aprobará, con ocho votos a favor y tres en contra, que los ciudadanos respondieran si quieren o no minería desde las urnas. Una iniciativa que se podría convertir en la primera consulta popular exitosa de origen ciudadano en el país, ya que fue presentada por un equipo promotor ciudadano. (Vea:La consulta popular que podría frenar el proyecto minero La Colosa)

Otros frentes para frenar a La Colosa

Mientras en Cajamarca reciben las buenas noticias, a pocas horas, en Ibagué, capital del departamento, sigue la espera. Después de que la consulta popular que buscaba detener el mismo proyecto fuera aplazada dos veces, una por ser en la misma fecha del plebiscito y otra, programada para el 30 de octubre, que fue suspendida de manera provisional por parte del Consejo de Estado mientras se evalúa una tutela interpuesta por Alberto Enrique Cruz, a los ibaguereños no les ha quedado más alternativa que manifestarse de otras formas. (Vea: El turbulento camino para que Ibagué logre la consulta popular minera)

A las 7:30 pm, en el Parque Manuel Murillo Toro, los promotores del “No” y de la consulta popular minera que sigue suspendida, se darán cita para escribir con velas la palabra Consulta Popular Ya. Una iniciativa que se suma a las distintas manifestaciones que viene haciendo la comunidad para que no les enreden de nuevo el camino a las urnas.

Pues tanto Ibagué como Cajamarca quieren sumarse a lo que lograron los ciudadanos de Piedras, Tolima, en el 2013: demostrar, desde las urnas, su descontento frente a las operaciones mineras en su territorio.