Trump, a punto de romper el acuerdo de cambio climático

Desde que estaba en campaña, el hoy presidente de Estados Unidos ya tenía en la mira el Acuerdo de París.

Una negociación que tomó casi 20 años a la diplomacia internacional, podría quedar hecha trizas con la decisión de Donald Trump. El acuerdo de París, suscrito por 192 países en diciembre de 2016, y que busca detener el cambio climático, quedaría cojo si el segundo país que más emisiones lanza a la atmósfera cancela sus compromisos.

Diversos medios norteamericanos como CNN, BBC y FOX  aseguran que es inminente el anuncio por parte del presidente de Estados Unidos. La medida, aunque no ha sido confirmada oficialmente por la Casa Blanca, está en la mira de Trump y sus aliados desde la campaña electoral. De hecho, una de las primeras medidas tomadas por Trump tras ganar las elecciones fue nombrar a un negacionista del cambio climático y la crisis ambiental como Scott Pruitt al frente de a Agencia de Protección Ambiental.

En diversas ocasiones Trump ha dicho que duda que el hombre sea responsable de la crisis ambiental y ha manifestado que el Acuerdo de París implica compromisos que van en contravía de los intereses de los estadounidenses. En 2012, en uno de sus delirantes planteamientos, aseguró que “el concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos con el objetivo de hacer la industria de U.S menos competitiva”.

En marzo de este año, la administración Trump ya había calentado la política ambiental internacional cuando ordenó revisar el "Clean Power Plan" (Plan Energía Limpia) de su antecesor Barack Obama que impone a las centrales eléctricas alimentadas con energía térmica reducir sus emisiones de dióxido de carbono.

Ante el temerario anuncio que ponía en duda los compromisos adquiridos por Estados Unidos en Paris, el portavoz del ministerio de Exteriores chino, Lu Kang, expresó: "Nuestra opinión es que todas las partes deben  (...) respetar sus compromisos y tomar medidas concretas y voluntariosas para poner en marcha el acuerdo" de París. Poco importa que otros países cambien sus políticas climáticas (...) China no cambiará su determinación, sus objetivos y política en materia de cambio climático”.

El acuerdo de París consta de 31 páginas. Está dividido en dos grandes secciones: el acuerdo y las decisiones. En el primero se establecen los principios generales y en la segunda parte, las decisiones concretas en las que se reflejan esos principios. Estos son los puntos clave:

Nivel de compromiso

Un acuerdo “jurídicamente vinculante”: Implica obligaciones legales para los países que lo firman. Esta fue por muchos años una de las principales trabas pues países como Estados Unidos querían evitar ese estatus.

Mitigación

El acuerdo habla de hacer esfuerzos colectivos para evitar que la temperatura promedio del planeta aumente más de 2 ?C . Aunque invita a los países a hacer esfuerzos extra para mantenerla en 1.5 ?C.

Establece que los países deben aumentar gradualmente sus compromisos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Reconoce la importancia de los bosques como sumideros de carbono y recalca la necesidad de trabajar para evitar su deforestación y degradación.

Adaptación

Reconoce el rol fundamental de las acciones para adaptarse al cambio climático.

Los países tendrán que formular planes y estrategias para adaptarse al cambio climático e informarlos a la comunidad internacional.

Deben plantear una estrategia de largo plazo para un desarrollo bajo en carbono.

Pérdidas y daños

El acuerdo reconoce que el cambio climático ya está cobrando un precio a los países más vulnerables como pequeñas islas del Pacífico. Aunque exime a los países industrializados de responsabilidades legales y de la obligación de pagar a los afectados, crea un mecanismo para manejar el riesgo.

Finanzas

Los países desarrollados se comprometen a aumentar durante los próximos cinco años los fondos destinados a ayudar a los menos desarrollados en estrategias contra el cambio climático. La meta específica es llegar a aportes por US $100 mil millones anuales entre 2020 y 2025. Después de 2025 la meta entraría a revisión.

Ciclos de revisión

El acuerdo ha sido entendido como el comienzo de un largo ciclo de mitigación y adaptación al cambio climático. Para superar muchos de los escollos que se presentaron en la negociación, las partes aceptaron revisar sus compromisos y metas en periodos de cinco años.

Transparencia

El acuerdo insiste en que debe haber “claridad”, “transparencia” y “comprensión” en todos los compromisos que asumen los países. Se prevé la creación de mecanismos técnicos para asegurar la transparencia de los acuerdos.