Una bolsa de plástico es hallada en el lugar más profundo del océano

La fosa de Las Marianas, a 10.898 metros de profundidad, donde fue encontrada la bolsa es el hogar de las criaturas más extrañas del planeta. Esta es la prueba de que no hay un solo lugar que no hayamos contaminado.

La fosa de Las Marianas, a 10.898 metros de profundidad, se encuentra cerca de Guam al este de Filipinas. Greenpeace East Asia

El plástico ya pasó de solucionarnos la vida a ser una amenaza medioambiental de nivel global. Ahora, una bolsa de plástico ha sido encontrada en el abismo más profundo del océano, la fosa de Las Marianas, a 10.898 metros de profundidad. Más detalles se encuentran publicados en Marine Policy.

El estudio se basa en la información obtenida de la base de datos que la Agencia Japonesa de Ciencia y Tecnología de la Tierra y el Mar (JAMSTEC) hizo pública en marzo de 2017. Esta gigantesca base de datos archiva fotografías y videos de desechos recolectados desde 1983 por submarinos no tripulados.

Según los investigadores, “de las 5.010 inmersiones registradas, se contaron 3.425 desechos fabricados por el hombre”. Más del 33% de estos desechos son plásticos, de los cuales el 89% son productos de un solo uso. Estos porcentajes se elevan hasta 52 y 92% respectivamente en zonas con una profundidad mayor a 6.000 metros.

Sin embargo, un desecho se lleva el récord de mayor profundidad: una bolsa de plástico encontrada en la fosa de Las Marianas, a 10.898 metros en el fondo del mar. Esta fosa, que se encuentra cerca de Guam al este de Filipinas, es hogar de las criaturas más extrañas y desconocidas del planeta.

Tan solo en el Pacífico norte occidental, la densidad del plástico puede variar desde los 17 hasta los 335 elementos por kilómetro cuadrado a profundidades de 1.092 a 5.977 metros.

Se han encontrado medusas que viven con nocivas partículas de plástico en sus sistemas digestivos.

Los investigadores hicieron hincapié en que además de “la explotación de recursos y el desarrollo industrial, la influencia de las actividades humanas terrestres ha llegado a las partes más profundas del océano”. Agregaron que es esencial establecer marcos internacionales para el monitoreo de la contaminación por plástico en las aguas profundas.

Si este problema sigue creciendo incontrolablemente, podría poner en peligro la vida de muchas especies conocidas y desconocidas para la ciencia. Hace unas semanas se anunció que las especies de seres vivos que habitan las profundidades del mar son más vulnerables a la extinción de lo que se creía. Incluso se han encontrado medusas que viven con nocivas partículas de plástico en sus sistemas digestivos.