En el Día Mundial de la Alegría, ¿por qué nos alegra viajar?

Noticias destacadas de Mundo Destinos

Viajar agudiza ciertos sentidos, según las experiencias vividas, como el tacto y la interocepción, el oído, el gusto o la visión, así como la percepción de muchos estímulos antes desconocidos.

Cada 1 de agosto se celebra el Día Mundial de la Alegría, una fecha que se dispuso gracias a una iniciativa del colombiano Alfonso Becerra en un Congreso de Gestión Cultural celebrado en Chile.

En un principio, esta fecha fue conmemorada en Chile, Brasil y Argentina, entre otros, y poco a poco se fue contagiando a otros rincones del mundo.

Según díainternacionalde.com, el Día Mundial de la Alegría sirve para reflexionar sobre la importancia de tener presente ese sentimiento en cada momento de la vida y su poder transformador.

Y para muchos, viajar es sinónimo de alegría.

Además de conocer nuevos lugares, personas, culturas y comidas, viajar estimula el cerebro. Este importante órgano, según Óscar Díaz, psicólogo de la Universidad El Bosque, tiene la particularidad de poder cambiar su estructura gracias a una característica llamada plasticidad cerebral.

“Esto implica una posibilidad de que las diferentes áreas del cerebro se moldeen según nuestras experiencias, recuerdos, emociones, sueños y habilidades”, asegura el psicólogo.

Según Óscar Díaz, viajar abre la mente, permite conocer todo un universo novedoso que hace que haya una mayor confianza en sí mismo, un mayor deseo de explorar y de aprender, lo cual fortalece procesos cognoscitivos como el lenguaje, la memoria y, especialmente, las estrategias de solución de problemas.

Viajar agudiza ciertos sentidos, según las experiencias vividas, como el tacto y la interocepción (sensaciones de temperatura, texturas, el aire, etc.), el oído (nuevos sonidos de la naturaleza, idiomas, dialectos, etc.), el gusto (nueva comida, por ende, nuevos sabores) o la visión, así como la percepción de muchos estímulos antes desconocidos.

“Viajar te hace modesto, porque te hace ver el pequeño lugar que ocupas en el mundo”, dijo el escritor francés Gustave Flaubert. Amar viajar es una de las mejores herencias que el ser humano pueda tener.

“¿Quieres felicidad? Compra experiencias, no cosas”, ha dicho el psicólogo y profesor de la Universidad de Cornell (EE.UU.) Thomas Gilovich. “A menudo la gente piensa que gastar dinero en experiencias no es tan inteligente como gastar dinero en cosas. Creen que la experiencia se va tan rápido como viene, que aporta menos que comprar una cosa. Sin embargo, recordamos las experiencias y nos aburrimos de las cosas. Somos la suma total de nuestras experiencias”, añade el profesor estadounidense.

Viajar consiente, responsable, con los sentidos abiertos. Viajar para probar, para crecer, para extrañar. Viajar para sentirse igual en la diferencia. Viajar para creer en la inmensidad del mundo y en la bondad de la humanidad. Viajar para soñar y comprobar que hasta los más lejanos se vuelven realidad.

“Los seres humanos generamos conexiones sinápticas todos los días, acción que se incrementa con experiencias tan placenteras como viajar. Todo lo que implica conocer nuevos lugares activa los sistemas de recompensa a nivel cerebral, como cuando juegas y ganas, o como cuando tienes relaciones sexuales y las disfrutas”, asegura el psicólogo de la Universidad El Bosque.

Y afirma que romper la rutina, hacer cosas nuevas, conocer algo o alguien y en general las vivencias novedosas hacen que se estimule al cerebro a generar adrenalina, sobre todo cuando el viaje implica la práctica deportiva extrema o la exploración. También serotonina, la sustancia química asociada con el placer, y endorfinas, las mismas que permiten sentirnos bien con nosotros mismos, felices, satisfechos y nos regulan respuestas de ansiedad, tristeza o intranquilidad.

Actualmente, y mientras podemos volver a viajar, podemos recurrir a los recorridos virtuales, a las charlas de destinos y experiencias de viajes, a los podcast, a los libros o a cualquier experiencia que nos transporte a otros lugares, sin salir de casa.

(Lea también: Inolvidables experiencias de viaje, desde casa)

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.