El 97 % de las operaciones de transporte terrestre están paralizadas

Así será la nueva forma de viajar en bus por Colombia

Noticias destacadas de Mundo Destinos

Diligenciar un formulario y comprar los pasajes por internet, usar el tapabocas durante todo el recorrido, no consumir alimentos ni bebidas en los buses y tener un ocupante cada dos sillas hacen parte de la nueva experiencia de viaje. 

Viajar —al igual que otros pequeños placeres de la vida, como salir a comer a un restaurante favorito, ir a cine, compartir con amigos en sitios públicos o bailar hasta el amanecer— tuvo un antes y un después de la pandemia. Es como si todo lo vivido empezara a hacer parte de la memoria de los sentimientos y nos tocara reaprender las nuevas rutinas de esas acciones. Entonces aprendemos nuevas recetas en casa, pedimos domicilios de palomitas para hacer noche de cine, hablamos con los amigos por videollamada y armamos una pista de baile en la sala; pero, ¿cómo aprender a viajar de nuevo?

Empecemos por decir que los colombianos, en su gran mayoría, son viajeros que se movilizan por carretera. Cifras del sector del transporte indican que cada año en el país se realizan unos 550 millones de viajes en buses intermunicipales, comparado con los cuarenta millones de viajes a bordo de un avión en vuelos domésticos.

Una vez pase la cuarentena y los buses puedan volver a operar de manera masiva, el cambio en la experiencia de viaje por carretera se sentirá desde la compra del tiquete. De acuerdo con Alejandro Zuluaga, cofundador y gerente comercial de Pinbus, “hay una aceleración muy rápida hacia la compra de pasajes por internet. Cerca del 60 % de las personas que están comprando pasajes por canales electrónicos no habían comprado antes ningún producto o servicio vía online”.

Fue así como desde Pinbus crearon una herramienta para que las personas que necesitan viajar pasada la cuarentena lo hagan de manera informada, segura y cumpliendo con todo lo que exige la ley. Actualmente ya son más de 60.000 registrados. Por otra parte, pensando en el viajero pospandemia, la compañía lanzará una nueva app que permite tener asesoría 24/7 vía Whatsapp para atender cualquier requerimiento que el pasajero necesite durante el viaje.

¿Cambiarán los procedimientos con las empresas de transporte?

“Definitivamente, sí. Ahora todos los viajeros que lleguen a los puntos de venta de pasajes deben conservar una distancia de mínimo un metro en la fila, usar tapabocas y aplicarse gel antibacterial para adquirir el tiquete. El uso del tapabocas será obligatorio durante todo el trayecto, antes de subir al bus el pasajero pasa por la cabina de aspersión, lava sus zapatos, su equipaje es desinfectado y se le aplica gel antibacterial. Y, finalmente, se mantiene el distanciamiento físico durante todo el viaje, para eso la ocupación de los automotores solo será del 50 %: un ocupante cada dos sillas”, explica Armando Cuéllar, gerente de Coomotor.

Medidas que también aplicarán en la empresa Berlinas del Fonce, donde, de acuerdo con Pedro Cobos, subgerente de la compañía, “los pasajeros tendrán la obligación de usar el tapabocas durante todo el viaje, mantener la distancia en las filas para compra de tiquetes y abordaje del bus y no consumir alimentos dentro de los vehículos, entre otros requisitos. Como empresa, nuestra obligación es cumplir a cabalidad con los protocolos de bioseguridad, como el aseo y la desinfección de los espacios físicos y vehículos, así como la entrega de elementos de protección a todos nuestros empleados, como tapabocas, guantes y gafas, según sea el caso”.

Por su parte, Jorge Jaramillo, gerente general de Expreso Palmira, afirma: “Nuestros vehículos son lavados y desinfectados minuciosamente con elementos de uso hospitalario. Nuestros conductores se han capacitado para atender a los usuarios y dar respuesta en algún caso positivo. Todos viajan con vestidos anti fluido, para evitar contagios. Respecto a los pasajeros, no deben tener síntomas, se les tomará la temperatura, deberán tener tapabocas y estar aislados durante el trayecto a un metro de distancia. Antes de abordar deben registrar sus datos personales en un formulario”.

700.000

familias que viven del sector del transporte terrestre en el país se han visto afectadas a causa de la interrupción en la operación de buses.

Una inversión en bioseguridad estricta y necesaria para minimizar los posibles contagios del coronavirus durante toda la experiencia de viaje, pero que se verá reflejada en los precios de los pasajes. Los voceros de las tres compañías de transporte coinciden en que, para poder sostener la operación de los buses en todas las rutas solicitadas por los viajeros, es necesario aumentar el precio del pasaje del 20 % al 50 % máximo dependiendo de la distancia, la demanda y las cualidades del automotor que cubra dicha oferta.

Mientras tanto, empresas y pasajeros siguen a la espera de que el Gobierno nacional permita la prestación del servicio de forma general. “La recuperación de la operación será muy lenta. En el corto plazo consideramos que la demanda y operación no superarán el 30 % y tomará no menos de un año para que volvamos a niveles de 80 %. Lo que seguirá trayendo problemas económicos para las empresas y pérdidas de empleos directos e indirectos que afectarán el tejido social del país”, concluye el subgerente de Berlinas del Fonce.

Comparte en redes: