Pese al aumento de casos de COVID-19

India reabre el Taj Mahal tras seis meses de cierre

Noticias destacadas de Mundo Destinos

La India reabrió este lunes al público su icónico Taj Mahal, luego de haber cerrado sus puertas el 17 de marzo por la pandemia. Los turistas deberán seguir unas estrictas pautas de higiene y los billetes de acceso solo se podrán obtener en línea.

Las puertas de este mausoleo símbolo del amor, construido en el siglo XVII, se cerraron el pasado 17 de marzo para volver a abrirse este lunes de par en par en un esfuerzo del gobierno indio por reactivar la economía del país, duramente afectada por las estrictas medidas de confinamiento que se han prolongado durante meses.

“El Taj Mahal y el Fuerte de Agra volverán a abrir para los visitantes a partir del 21 de septiembre de 2020”, decía una notificación de la Administración del Distrito norteño de Agra, donde se encuentra ubicado el monumento, en su página web oficial.

“Tanta gente perdió su trabajo durante el confinamiento. La gente ha sufrido mucho y ya es hora de que el país reabra totalmente”, dijo a la AFP Ayub Cheikh, un empleado de banca de 35 años, que fue a visitar el monumento, con su esposa y su bebé. “No tenemos miedo del virus. Si tenemos que contagiarnos, nos contagiará”.

Para garantizar la seguridad de los visitantes, con una curva de contagios que asciende imparable en la India con más de 5,4 millones de infecciones hasta hoy, los turistas deberán seguir unas estrictas pautas de higiene para acceder al recinto y los billetes de acceso solo podrán obtenerse en línea.

(Lea también: El Taj Mahal, en India, reabrirá sus puertas a pesar del brote de coronavirus)

Existirá un límite de 5.000 visitantes al día que podrán acceder en dos turnos de 2.500 antes y después de la hora de la comida, a todos ellos se les controlará la temperatura antes de ingresar en el complejo y tendrán que respetar las distancias de seguridad.

“Hay tanta gente que depende del Taj para vivir”, apunta un responsable local, Satish Joshi.

“El coronavirus está presenten en cada país”, constata una española, Ainhoa Parra, que vive en Delhi (los visados de turismo internacionales siguen por ahora suspendidos). “Tomamos todas las precauciones. Debemos ser prudentes, pero si tenemos que contagiarnos, nos tocará”.

“En India, y en todo el mundo, se está produciendo un cansancio con respecto a las medidas extremas impuestas para contener el avance del coronavirus”, explica a la AFP Gautam Menon, profesor de Física y Biología en la Universidad Ashoka.

Tras la reapertura del monumento, que se construyó entre 1631 y 1648 por órdenes del emperador mogol Shah Jahan como monumento funerario en honor a su esposa Mumatz Mahal, algunos visitantes publicaron en redes sociales imágenes y vídeos del esperado reencuentro.

En ellos figuraba una pequeña cantidad de personas con mascarillas pasando por los controles de seguridad y entrando a los espacios abiertos y los jardines bien cuidados alrededor del mausoleo de mármol blanco, que en circunstancias normales estaría abarrotado de turistas.

(Lea también: Viajar a la India: qué ver y qué hacer, consejos y curiosidades)

La reapertura del Taj Mahal y otros lugares patrimoniales forma parte del proceso de desescalada de la India, que tiene como prioridad volver a impulsar la economía del país, cuyo producto interior bruto (PIB) experimentó un desplome del 23,9 % durante el primer trimestre del año fiscal, que va de abril a junio, la mayor contracción de su historia.

Pero este desahogo en las restricciones se produce cuando la India ya es el segundo país del mundo más afectado por la pandemia, y se encuentra cada vez más cerca de Estados Unidos, que cuenta con más de 6,8 millones de casos.

No obstante, hasta ahora la India ha sido testigo de un número relativamente bajo de muertes, con 87.882 en total -unas 1.130 registradas en las últimas 24 horas-, explicado en parte por la baja edad media de su población, con sólo un 5 % mayor de 65 años, según el último censo de 2011.

Comparte en redes: