16 familias de Teorama, Norte de Santander dejaron sus viviendas por temor a ataques de la guerrilla

El personero de esa localidad del Catatumbo también denuncia la presencia de militares a pocos metros de una escuela del sector rural.

Ante los ataques que se han presentado en algunos municipios de la región del Catatumbo contra las estaciones de Policía por parte de la guerrilla, el temor de quienes habitan cerca a los cuarteles se ha acrecentado.

Tras dos ataques en los últimos días al puesto de Policía del corregimiento las Mercedes, en el municipio de Sardinata, el temor en la comunidad que reside en sus inmediaciones ha sido evidente. Ese miedo se trasladó a 16 familias del municipio de Teorama, las cuales residen a poca distancia de la unidad policial.

Según la denuncia hecha por Ever Pallares, personero de esta localidad, la gente ha sido intimidada con el anuncio de una incursión guerrillera. “Ellos -los habitantes de esas casas- manifiestan que por estar muy cerca de la estación de policía están atemorizados, por lo tanto ya podemos hablar de un desplazamiento masivo”.

El funcionario agregó que ya está contactando a las demás autoridades para darle manejo a la situación. Pero según Pallares, no solo el temor es de quienes han tenido que dejar sus viviendas sino de la comunidad educativa del colegio Emiliano Santiago Quintero, que está ubicado a media cuadra de distancia de la estación de policía.

“Hay preocupación en los docentes y estudiantes pues hay una garita que está a menos de diez metros de la sede educativa”, manifestó el personero quien añadió que hay padres de familia que se han abstenido de enviar a sus hijos al colegio lo que complica aún más la situación.

Por su parte, el mayor David Carpeta, comandante del Segundo Distrito de Policía, dijo que aún no ha recibido información oficial sobre ese desplazamiento, no obstante “se tomarán medidas a través del Comité de Justicia Transicional el cual fue citado para tratar, entre otros, este tema”.

Pallares no terminó ahí sus quejas y afirmó que, según denuncias que ha recibido sobre la  vereda Llana Baja, hay soldados de contraguerrilla ubicados cerca a la escuela rural. “En el patio de esta había sido ondeada una bandera del Eln la cual fue bajada por los propios militares quienes decidieron izar el tricolor nacional”. La comunidad teoramense, en medio de la zozobra, espera que se tomen medidas que eviten un problema mayor. 

Temas relacionados