Acuerdo entre Gobierno y líderes para levantar paro en Chocó

Aunque aún falta la redacción del texto definitivo, las partes abordaron y resolvieron la totalidad de los puntos propuestos por el Comité Cívico en su pliego de peticiones.

Referencia / Archivo.

Cuando la tarde caía sobre el cielo chocoano, y los habitantes del departamento se preparaban para finalizar el séptimo día de paro cívico, el Gobierno llegó a nuevos preacuerdos con el Comité Cívico por la dignidad del Chocó. Las partes complementaron así lo pactado el lunes, cuando se pusieron de acuerdo en los primeros aspectos para dar por finalizada la movilización social con la que los chocoanos buscan soluciones al abandono estatal, que durante décadas ha hecho que se sientan sin cobertura en salud, sin vías, sin servicios públicos, sin seguridad, sin educación, y un largo etcétera de carencias que alegan los ciudadanos. (Lea: Agua, energía, salud e infraestructura, el preacuerdo por el Chocó)

Aunque los locales comerciales y las escuelas amanecerán cerradas, las mesas instaladas para dar fin al paro ya abordaron la totalidad de los puntos que planteaba el pliego presentado por el pueblo chocoano al Gobierno. Así lo confirmaron Guillermo Rivera, ministro del Interior (e), y Antonio Andrade, miembro del Comité Cívico, quienes al término del encuentro aseguraron que trataron y llegaron a preacuerdos en todos los temas planteados por la comunidad. Así las cosas, solo queda pendiente la redacción del acuerdo final.

“Son preacuerdos en los 10 temas que estaban consignados en el pliego de peticiones (vías, salud, educación, deporte, cultura, saneamiento básico, conexión eléctrica, políticas públicas, derechos humanos, fortalecimiento institucional)”, indicó Andrade, quien espera esfuerzos del Gobierno para una ágil implementación de los acuerdos alcanzados.

En el encuentro, también se pactó la creación de una mesa permanente, que estará conformada por Carlos Alberto Palacios, gobernador del Chocó, algunos alcaldes de municipios, ocho miembros del movimiento cívico, y funcionarios del Gobierno. La mesa tiene dos objetivos fundamentales. El primero es convertirse en un espacio activo y permanente de comunicación entre las partes, mediante el cual se evalúe la ejecución, acompañamiento y cumplimiento de los temas que se pactaron. El segundo, ser un espacio en el que se traten temas de menor envergadura que por uno u otro motivo no alcanzaron a ser tratados dentro de los 10 grandes ítems abordados.

El lunes se anunciaron preacuerdos en los temas más espesos de la agenda: agua, energía, salud e infraestructura. Este martes, lo que estipularon estuvo orientado a la restauración de las vías Quibdó – Medellín y Quibdó – Pereira. Acordaron la financiación de la pavimentación totalmente ambos corredores viales, para lo cual se destinarán 720 mil millones de pesos bajo el modelo de vigencias futuras. Respecto a la vía al mar, otra de las peticiones de los chocoanos, el Gobierno se comprometió a financiar y diseñar los estudios del tramo que hace falta por construir. Asimismo, acordaron el mantenimiento de los tramos de esa vía que ya se están deteriorando.

La paupérrima conexión eléctrica con la que cuentan los chocoanos fue otro de los puntos a tratar en la mesa. Frente a ese aspecto, los voceros anunciaron la puesta en marcha de proyectos para interconectar 5 de los 11 municipios que no cuentan con un buen flujo de energía. En cuanto a los seis municipios restantes, el Gobierno se comprometió a hacer estudios, diseños y trámites para que “en unos años”, según manifestaron, el 100% del Chocó tenga electricidad.

El pacto, como anunciaron las partes, no es definitivo. Aún falta la composición final del acuerdo en el que estarán todos los detalles de lo que trataron en las mesas, y quiénes serán los funcionarios y ciudadanos que harán parte del nuevo comité que revisará y hará cumplir lo pactado, con la esperanza de que los chocoanos por fin se sientan parte de Colombia.

Temas relacionados