Adios al maestro de todos los abogados

Murió el reconocido constitucionalista al que algunos de sus alumnos recuerdan como un hombre afable, inteligente e inspirador.

Reputado constitucionalista, exmagistrado del Consejo de Estado y de la Corte Suprema de Justicia, columnista de El Espectador durante 14 años, escritor y profesor por casi 60 años, Luis Carlos Sáchica fue, sin duda alguna, el maestro de los abogados. Quienes no lo tuvieron como profesor, seguramente se vieron obligados a leer sus libros para graduarse.

“Luis Carlos Sáchica fue el maestro –con una eme mayúscula– del derecho constitucional en Colombia. Si mi generación optó por esta rama del derecho fue en gran parte por sus clases y sus libros”. Estas palabras son del magistrado de la Corte Constitucional, Mauricio González Cuervo.

En 2011, González, en ese entonces presidente del alto tribunal, propuso que se le hiciera un homenaje al reconocido constitucionalista, fallecido este fin de semana. “Mi propuesta fue aprobada por unanimidad y en Sala Plena se le entregó un pergamino como reconocimiento a todos sus logros”. “Mi afición por el derecho constitucional se la debo al profesor Sáchica”, señala el exmagistrado de la Corte Constitucional, Jaime Córdoba Triviño.

González y Córdoba fueron alumnos de Sáchica. El primero, en la Universidad del Rosario; el segundo, en la Universidad Nacional. Aseguran que, como profesor, Sáchica era afable, coherente y riguroso. “Siempre estaba disponible para una conversación inteligente. En sus clases siempre había lugar para la polémica ilustrada”, señala el magistrado González.

Curiosamente, Sáchica no quería ser profesor; sin embargo, en 1953, el entonces rector de la Universidad La Gran Colombia, Julio César García, lo convenció de que reemplazara a Belisario Betancur y asumiera la cátedra de Derecho Constitucional. Luego, enseñaría en las universidades de El Rosario, Externado, los Andes, la Sabana, la Libre, la Católica, la Santo Tomas y la Nacional.

“Como profesor tenía el mismo grado de rigidez que de ternura con sus alumnos. Nunca fue envidioso con el conocimiento. Se entregaba completamente a la comunidad estudiantil. Era abierto a sus estudiantes, algo particular para una persona de sus quilates”, dice vehemente el abogado Iván Cancino, otro de sus alumnos.

Cancino agrega que los aportes de Sáchica –nacido en La Uvita, Boyacá, en 1928– “van a perdurar durante muchísimo tiempo” y que sus libros sobre derecho constitucional se van a seguir leyendo por muchos años. Como magistrado, Sáchica fue un reconocido defensor de la Constitución de 1886.

Su paso por la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia –antes de 1991 no existía la Corte Constitucional– es recordado porque hizo parte de la discusión que declaró inconstitucional la ‘pequeña constituyente’ del gobierno de Alfonso López Michelsen y el acto legislativo No. 1 de 1979, propuesto por el presidente Julio César Turbay Ayala con el fin de reformar la Carta Magna. “Luis Carlos Sáchica, el último defensor de la Constitución de 1886. Paz en su tumba”, escribió en su cuenta de Twitter el exministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo.

En vida, Sáchica, padre de la secretaria de la Corte Constitucional, Martha Victoria Sáchica, fue un crítico de la Constitución de 1991. De hecho, en 2005, en entrevista con el diario El Tiempo, dijo que “todos nos hemos dado cuenta de que en el país nada cambió con la nueva Constitución. En el fondo coinciden (con la Constitución de 1886). Se trata simplemente de una reforma más de las tantas que se han hecho”.

El exmagistrado del Consejo de Estado, Javier Henao, actualmente presidente de la Asociación de Exmagistrados de Colombia, Asomagister, se refirió a Sáchica como un “excelente jurista y gran señor. Deja un magnífico legado a la juventud estudiosa y a los abogados colombianos”. Ayer, en una solemne misa, familiares y amigos despidieron a este hombre, maestro de todos los abogados de Colombia.