Advierten paro campesino ante supuesta reanudación de fumigaciones en Catatumbo

Campesinos de los municipios de Tibú y Ocaña aseguraron que paralizarían la zona del Catatumbo ante la reanudación de las fumigaciones de cultivos ilícitos.

Archivo Particular

Luego de que trascendiera que al parecer, el Gobierno estaría evaluando reanudar la fumigación de cultivos ilícitos en la zona del Catatumbo (Norte de Santander), los campesinos de la región advirtieron que en caso de que se implemente la medida podrían entrar en paro.

Aunque no se conoce una versión oficial sobre la supuesta reanudación –que se efectuaría en los municipios de Tibú y Ocaña– voceros de la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat) aseguraron que la medida provocaría un nuevo paro campesino como el que se presentó en 2013.

“El Gobierno ha incumplido los pactos de la Mesa de Interlocución y Acuerdo del Catatumbo. Por eso recogimos 12.000 firmas y se las llevamos a (Juan Manuel) Santos, exigiéndole que cumpla. Uno de los acuerdos es la implementación de un programa integral de sustitución de cultivos (…) en el momento que inicien las fumigaciones comenzará el paro campesino”, explicó al diario La Opinión César Jerez, vocero de Ascamcat.

Según las primeras versiones, la determinación de reanudar las fumigaciones en el Catatumbo obedecería al aumento de los cultivos ilícitos en la zona, tal como lo dejó al descubierto un reciente informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

Sin embargo, el vocero de Ascamcat atribuyó el aumento de los cultivos al Gobierno Nacional, teniendo en cuenta que en la zona, según César Jerez, no se ha promovido una política pública con inversión social.

“El cultivo de coca es una solución para los problemas de la gente en el Catatumbo, no hay otra alternativa. Es la economía regional de la cual dependen cerca de 300.000 personas. Necesitamos un plan de sustitución con actividades agropecuarias, créditos, asistencia técnica, mercado con garantías, precios con sustentación”, precisó Jerez, señalando que los campesinos no son narcotraficantes.

Entretanto, el gobernador de Norte de Santander, Edgar Díaz, manifestó que no ha sido informado sobre un supuesto operativo de fumigación, por lo que instó al Gobierno a detallar los pormenores: “espero que el alto Gobierno nos informe, porque es un tema que ellos han manejado y son ellos los encargados de decirnos”.