Agricultores de Catatumbo se declaran en Zona de Reserva de Hecho

Los campesinos solicitan al Gobierno, reconocimiento de la Zona de Reserva Campesina, atención a la crisis humanitaria registrada en el sector, paz en sus territorios, entre otras peticiones.

Un llamado de la Asociación Campesina del Catatumbo, logró reunir a 200 campesinos de 59 veredas de los sectores de los municipios de Teorama y San Calixto, para declararse en Zona de Reserva Campesina de hecho, según informó La Opinión de Cúcuta.

Desde el pasado 9 de agosto, los campesinos convocados exigen al presidente Juan Manuel Santos, un reconocimiento a la Zona de Reserva Campesina, garantías de seguridad y proyectos que impulsen la economía y la productividad del campo.

Estos son los puntos presentados por la Asociación Campesina del Catatumbo para discutir con el Gobierno Nacional (Tomados del comunicado oficial):

1. El incumplimiento de la Ley 160 de 1994 por parte del gobierno Santos y las violaciones de nuestros derechos como campesinos que están implícitos en dicho incumplimiento: Las recientes jurisprudencias del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cúcuta y de la Corte Constitucional en materia de Zonas de Reserva Campesina han ratificado lo injusto, desleal e ilegal, del proceder del Gobierno Nacional a través del Ministerio de Agricultura y del INCODER respectivamente. Que el Gobierno Nacional se siga negando a constituir la ZRC-C es no sólo una violación a los mandatos constitucionales y legales, sino que representa otro incumplimiento del gobierno de Santos a los acuerdos pactados en la MIA-Catatumbo.

2. La crisis humanitaria que se vive en la región: ocasionada entre otros, por los bombardeos y ametrallamientos del Ejército Nacional y la Fuerza Aérea, por el fuego cruzado de los combates entre la insurgencia y los militares de la Fuerza de Tarea Vulcano y en general, por los hostigamientos, amedrentamientos y agresiones de las que somos víctimas campesinos y campesinas de la región del Catatumbo con ocasión del accionar de la Fuerza Pública.

3. Las violaciones al DIH y la militarización de la vida civil: Los campesinos y campesinas del Catatumbo nos resistimos a cualquier tipo de militarización de la vida civil, en especial rechazamos la militarización de la política de desarrollo rural, de la política de inclusión cultural y de las obras de aprestamiento infraestructural, así mismo objetamos cualquier otro tipo de captura de las inversiones sociales por las que tanto hemos luchado, en manos de las ya ampliamente divulgadas corruptelas de los uniformados.

4. La amenaza que representan las compras masivas de tierras y la proliferación de los cultivos de la gran agroindustria: la constante expansión de los cultivos de palma aceitera, así como los proyectos para implementar megaproyectos de caucho, representan una demanda constante sobre nuestras tierras, esto implica una amenaza para nuestra soberanía alimentaria, nuestro derecho a la tierra y nuestra permanencia en el territorio.

5. La necesidad de aunar esfuerzos para exigir en unidad la materialización de una paz justa en nuestros territorios: actualmente el país está en una discusión sobre la necesidad de constituir escenarios jurídicos, políticos, económicos y sociales que permitan la paz; estas negociaciones y discusiones se deben llevar a cabo no sólo con las insurgencias, las clases, sectores, movimientos y grupos subalternos también tenemos nuestro lugar en la discusión, es preciso trabajar en unidad para poder ocuparlo.

Por su parte, el Gobierno Nacional aún no se ha pronunciado sobre estas peticiones de los agricultores.
 

Temas relacionados