Agua que consumen pacientes del Hospital de Quibdó tiene mercurio y heces fecales

La Contraloría General de la República advirtió que la planta de tratamiento que utiliza el hospital no separa minerales pesados y su tecnología es convencional.

Parte trasera del Hospital de Quibdó/ Cortesía Contraloría General

Por utulizar una motobomba conectada directamente al río Atrato, los pacientes y usuarios del Hospital Departamental San Francisco de Asís de Quibdó están consumiendo agua con altos niveles de mercurio y heces fecales. (Lea: Agua con mercurio y gatos en los cuartos: así es el Hospital Departamental de Chocó)

Así lo advirtió la Contraloría General de la República luego de evidenciar el “grave” grado de contaminación que tiene el líquido que utiliza el centro hospitalario. 

“El Hospital está captando el agua contaminada a través de una motobomba localizada en la parte trasera, lo que representa un incumplimiento de la Resolución 4445 de 1996 que obliga a las Entidades Prestadoras de Salud a mantener unos estándares mínimos en cuanto a la calidad del agua potable”, dijo el organismo de control.

La Contraloría también aseguró que la planta de tratamiento que utiliza el hospital no separa minerales pesados y su tecnología es convencional por lo que no hay forma de eliminar el mercurio proveniente del río. 

De acuerdo con la empresa Aguas del Atrato, para esto se instaló un conducto de una pulgada que resultó insuficiente para abastecer la demanda de pacientes por las medidas de racionamiento autorizadas por la Corporación Autónoma Regional para el Desarrollo Sostenible del Chocó (Codechocó). 

Además, explicó la entidad después de una visita de inspección, el hospital tampoco cuenta con los permisos de captación de agua que otorga la autoridad ambiental.

“Al no tener las dosificaciones correctas y no contar con registros de análisis de la calidad del agua, y sin poder efectuar los análisis básicos reglamentados en el decreto 2115 de 2007, no se puede asegurar que el agua sea apta para el consumo humano”, manifestó uno de los funcionarios operarios de la planta a la Contraloría. 

Minería ilegal, otro contaminante

De acuerdo con un estudio sobre calidad del agua en el Chocó realizado por el Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico – IIAP, los niveles de mercurio presentes en el río Atrato sobrepasan los topes establecidos en la normatividad, otra de las principales razones de contaminación en el agua del departamento. 

Según el ente de control, esto se debe a los residuos provenientes de minas de oro y cobre, las cuales operan de manera ilegal en la región y extraen minerales sin procedimientos previstos, además que vierten sus desechos al largo del afluente. 

 

 

últimas noticias