'Ajedrez para la vida'

Además de dar claves para ‘el juego de los dioses’, en esta publicación Zapata, quien estuvo en su natal Pereira hace unas semanas, enseña a los profesores a conseguir resultados interesantes en el desarrollo cognitivo de los niños.

Alonso Zapata visitó Pereira antes de representar a Risaralda en los Juegos Nacionales 2012. / Cortesía
Alonso Zapata visitó Pereira antes de representar a Risaralda en los Juegos Nacionales 2012. / Cortesía

Alonso Zapata nació en Pereira el 28 de agosto de 1958 y 22 años después ganó el título de Maestro Internacional. Fue el primer colombiano en obtener el rango de Gran Maestro en 1984, máximo grado en el ajedrez, y campeón colombiano en seis ocasiones. Zapata ha representado al país 11 veces en las Olimpiadas de Ajedrez.

¿Qué contiene ‘Ajedrez para la vida’?

Está diseñado en cuatro partes: una para la gente que no sabe jugar ajedrez, que vean sus beneficios, herramientas y aplicaciones; otra para mover piezas, sus rudimentos; otra para nivel medio, y otra para avanzado. Así toco todos los frentes y será interesante para todos los ajedrecistas.

¿Cómo le ha ido con esta publicación?

Estoy muy contento con esta nueva criatura que he creado. Es un trabajo de tres años, he estado trabajando bastante en él, lo pensé para llevarlo a todos los niveles del ajedrez. Incluso para la gente que no lo sabe jugar. A los que han escuchado oír del ajedrez saben que este deporte tiene un nivel, alto prestigio, da estatus. A esos padres y educadores que quieren el desarrollo de los niños les planteo las herramientas y los beneficios del ajedrez para la vida.

¿Qué beneficios tiene el ajedrez para la vida diaria?

De manera natural, los niños que lo juegan van a ser excelentes estudiantes y mejores personas. Se han hecho estudios que revelan que los niños y las personas que juegan ajedrez tienen una cantidad de beneficios que serían suficientes para que los políticos los pongan dentro de las materias lectivas, de manera obligatoria en el programa de educación colombiano. El ajedrez debe ser parte de la educación de un país, ya la comunidad europea lo incluyó como materia obligatoria, lo ha tomado y aprobado, le destinó fondos.

Ahora que menciona a los políticos, ¿cómo relaciona su libro con el proceso de paz?

Qué bueno que como en el ajedrez los problemas, los conflictos, los dimes y diretes se resolvieran de manera civilizada. Como en una partida de ajedrez, que hay una lucha cruenta, pero no hay muertes, al final sí hay un derrotado o quedan en tablas, las partes se dan la mano, sin pérdidas que lamentar. Eso es un problema gigantesco que tenemos en el país, tanta violencia, tanto odio, tanta acumulación de un problema que va de generación en generación, que no deja progresar. Muchas veces la gente no se alegra con los triunfos de la gente, sino que hay rechazo y molestia por el desarrollo de los demás. Debe haber más confraternidad, mayor reconciliación.

¿Se puede dar tan rápido como se pretende?

Es muy difícil solucionar los problemas tan rápido. La gente quiere lograr las cosas de inmediato, debe haber paciencia, sembrar, dejar que las cosas maduren, luego recoger. En los deportes llega un técnico y quieren resultados. Para que haya resultados se necesita un proceso lento.

¿Los beneficios del ajedrez se dan por el nivel de concentración?

Contrario a la televisión y a los videojuegos, el ajedrez da una cantidad de herramientas: desarrolla la capacidad de abstracción, el sentido común, la capacidad lógica, la capacidad de cálculo, los vuelve buenos estudiantes porque les obliga a pensar, a anticipar, los enseña a pensar de manera libre, a ser críticos. El ajedrez da a los niños capacidad para tomar decisiones, eso los marca de por vida.

¿Cómo va su carrera en este momento?

Vine al país porque voy a representar a Risaralda en los Juegos Deportivos Nacionales que se van a celebrar en Cúcuta a partir del 24 de noviembre. Para el departamento es importante, soy el abanderado, el que más medallas de oro ha ganado en la historia de los Juegos. Vine también a desarrollar algunas actividades casi simultáneas, una en la Plaza de Bolívar de Pereira y en los colegios de la ciudad, a reunirme con deportistas que van a participar en los Juegos Naciones, voy a participar en torneos internacionales: la Copa Latinoamericana, del 4 al 9 de octubre en Bogotá, y la Copa Internacional Universidad Central, también en esa ciudad, del 10 al 15 de octubre.

¿Cómo le va con el ajedrez en Puerto Rico, donde está radicado desde hace ocho años?

Estoy dando muchas clases, pero sobre todo por internet. Entreno a mucha gente de Ecuador, de Canadá, al equipo olímpico (masculino y femenino) de Trinidad, doy clases privadas a algunos campeones nacionales de países a través de la red. Manejo una plataforma muy interesante.

¿Cuál es esa plataforma?

Es la plataforma alemana que desarrolla ChessBase. También uso otras para interactuar, para verme con otros jugadores, es muy interesante, como estar en presencia del contrincante. Este es el futuro del ajedrez, que además de ser entretenido, es barato.

Por más de 30 años usted ha sido la figura más representativa del ajedrez en Colombia, ¿conoce a futuros sucesores?

Hay unos muy buenos que se han graduado ya de Grandes Maestros, como es Sergio Barrientos, es bastante fuerte, juega por el Valle; Álder Escobar, que pronto se va a graduar como Gran Maestro apenas llegue al ranking internacional de 2500. Me parece que ellos son muy buenos y hay otros jóvenes bastante prometedores para el ajedrez colombiano, y en el ajedrez femenino hay desarrollos increíbles, el equipo es muy bueno, así que tiene buen provenir.

Temas relacionados
últimas noticias

Así será el desfile del 20 de julio en Cali

La independencia ficticia

Por los caminos de la historia