Puente en vía Bogotá-Villavicencio habría costado $75.000 millones

Los organismos de socorro continúan las labores de búsqueda y rescate de los constructores que trabajaban en el puente atirantado de Chirajara.

Parte de un puente en construcción, en el kilómetro 64 de la tercera fase de la doble calzada de la vía Bogotá-Villavicencio, colapsó este lunes hacia el mediodía, mientras al menos 20 empleados se encontraban trabajando sobre él.

Según informó la oficina de Gestión de Riesgos de Villavicencio, cuatro personas resultaron heridas, tres desaparecidas y nueve murieron, quienes fueron identificados como Giovanny Quiroz, Alberto Calle, Julio Salgado, Gildardo Jiménez, Jair Castro, Jorge Balayo, Elkin Salas, Giovanny Monroy y José Bertel.

El incidente se presentó luego de que una de las torres de la parte occidental del puente atirantado colapsó. De acuerdo con los testigos, posterior a esto se vino a bajo todo el tramo, que es el que conduciría a Bogotá.

Posteriormente, Coviandes, el concesionario encargado de la operación y mantenimiento de la vía Bogotá-Villavicencio, ordenó el cierre desde el peaje de Naranjal hasta Buenavista, con el fin de facilitar las labores de los organismos de emergencia para asistir a los operadores que cayeron desde los 280 metros de altura que tenía el puente.

Los trabajos de rescate no han sido nada fáciles. La obra se encontraba sobre el sector de Chirajara, un área altamente boscosa, que si se observa desde la vía que está habilitada, se ve un imponente abismo en medio de la zona montañosa. Por otro lado, al ser una a estructura colgante, la construcción del puente se comenzó desde los dos extremos al mismo tiempo, es decir, que se finalizaría empatando las dos partes en la mitad. Según la Alcaldía de Villavicencio, faltaban pocos metros para culminar su construcción, pues para finales de marzo estaba prevista su entrega y habilitación para vehículos particulares.

Sobre la tragedia, la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y Coviandes informaron a través de un comunicado que a la zona se trasladaron Unidades de Rescate de Coviandes, Coviandina, así como personal del Cuerpo de Bomberos de Guayabetal, Villavicencio, Cáqueza y otros organismos de socorro de nivel nacional. Así como representantes del concesionario Coviandes, la interventoría y los organismos de socorro, con el fin de determinar las causas del incidente, por lo cual, hasta no tener información concreta, la ANI no se pronunciará al respecto.


La construcción


El puente sobre la quebrada Chirajara, que tendría una inversión de $75.000 millones y estaría a cargo de la concesión Coviandes, está en construcción desde enero de 2014 y hace parte de la tercera fase de la doble calzada sobre la vía Bogotá-Villavicencio, de la que se entregó su primer tramo el pasado 15 de septiembre 2016.

La estructura estaría planeada con un sistema atirantado compuesto por tres luces distribuidas en los 458,47 metros de largo. Su peso lo soportarían dos torres en forma de diamante de las que colgarían 13 pares de tirantes hacia los extremos y 19 pares de tirantes hacia la luz central. Esto permitiría controlar el peso de los vehículos que transitarían sobre la estructura.

Además, en cada extremo, para generar los contrapesos a las torres centrales, se construyeron estribos de tres metros de diámetro y 20 de profundidad, mientras que dentro del puente estaban previstos dos carriles vehiculares de 3,65 metros cada uno, dos bermas de 0,50 metros y andenes de 1,35 metros en los dos costados. Finalmente los carros entrarían y saldrían de la estructura a través de dos túneles en medio de las montañas.