Alarma por riesgo de desplazamiento forzado en Meta

El grupo armado “Libertadores de Vichada” conformado por disidentes del Erpac estaría amenazando a los residentes de Puerto López y Puerto Gaitán con el fin de obligarlos a dejar sus hogares.

Al parecer, se escribe un nuevo capítulo del despojo en los Llanos Orientales. Puerto López y Puerto Gaitán (Meta) serían, de nuevo, escenario de desplazamientos forzados. Ésta vez, por cuenta de amenazas y presiones de los ‘Libertadores de Vichada’, una disidencia del Ejército Popular Revolucionario Anti Comunista (Erpac) que no se sometió a la justicia en diciembre del 2011. Por lo menos, así se desprende de una advertencia que realizó la Defensoría del Pueblo a través de su Sistema de Alertas Tempranas.

Las víctimas son, al parecer, familias que ya habían sido víctimas de desplazamiento y residentes de predios que cedió el INCODER a modo de reparación, entre ellos se encuentran: Villavicencio, Puerto Rico, Puerto Lleras, Mesetas, Mapiripán y Puerto Concordia. Según la entidad, durante septiembre, los ‘Libertadores de Vichada’ habrían cometido 11 crímenes en esta región del país que habrían motivado la salida de los campesinos.

Asimismo, entre las familias afectadas están las de varios líderes comunales. Entre la lista de afectados hay, además, habitantes de las fincas Las Delicias, El Rodeo, Las Leonas y Caballeros, hoy en proceso de reubicación. Estas personas, además, le han denunciado a la Defensoría presiones por parte de empresas dedicadas a la agricultura y la minería.

El defensor del pueblo, Jorge Armando Otálora Gómez resaltó la importancia de tomar medidas tempranas para evitar que este tipo de situaciones ocurran y así lograr “el pleno restablecimiento de los derechos de la población campesina y desplazada”. Según Otálora, todas las autoridades correspondientes deben unir fuerzas para luchar en contra del fenómeno de desplazamiento. “(Solicito que) el Programa Presidencial para los Derechos coordine con todas las entidades del nivel nacional las acciones necesarias para atender esta situación con prontitud” precisó.

Los Llanos Orientales han sido epicentro del conflicto armado desde hace varios años. En la década de los 70 Héctor Buitrago, alias Martín Llanos, hoy preso por su participación en la masacre de San Carlos de Guaroa, ocurrida en octubre de 1997, fundó las Autodefensas Campesinas de Casanare (ACC). En 1997 las Autodefensas Unidas de Colombia llegaron al Meta y al consolidarse se convirtieron en el Bloque Centauros que comandaría Miguel Arroyave. Él y Buitrago librarían una guerra que entre 2001 y 2004 dejó miles de afectados. En 2005 el Centauros se desmovilizó pero la violencia no acabó allí.

Entonces, un paramilitar que había permanecido a la sombra, Pedro Oliveiro Guerrero, alias Cuchillo, creó su propia organización criminal, el Ejército Revolucionario Popular Anti Comunista (Erpac) con el que se apoderó, junto al narcotraficante Daniel El Loco Barrera, del negocio del tráfico de estupefacientes en los Llanos Orientales. Durante cuatro años desde la desmovilización completa de las AUC, Cuchillo dominó la zona, no obstante, murió en diciembre de 2010 en combates con el Ejército. Entonces lo sucedió Eberto López, alias Caracho, sin embargo este se sometió a la justicia en diciembre de 2011. Con su captura y la del Loco Barrera, el Erpac se disgregó en dos organizaciones los Libertadores de Vichada y el Bloque Meta. Estas son las últimas expresiones de un fenómeno paramilitar que ya suma varias décadas azotando los Llanos.