Alcaldía de Medellín reformula medida que permite rumba las 24 horas

El programa 'Convive la Noche', además de estar en concordancia con el POT, promoverá compromisos coordinados entre las autoridades, el comercio y la ciudadanía.

Archivo El Espectador

Con el ánimo de regular el programa Rumba Segura –que extiende el tiempo de funcionamiento de ciertos establecimientos comerciales de Medellín hasta por 24 horas– la Alcaldía de la ciudad anunció un decreto para para sintonizar el proyecto con el POT (Plan de Ordenamiento Territorial) e incluir a comerciantes, autoridades y ciudadanos en su aplicación.

Así lo manifestó el secretario de Gobierno de Medellín, Wilson Enrique López, luego de que el programa recibiera fuertes críticas por parte de algunos ciudadanos, que consideran que con la ampliación de los horarios de la rumba se perturba su tranquilidad debido al ruido y a las fiestas en las calles.

La problemática fue abordada este jueves en un debate del Concejo de Medellín, en el que se discutieron las ventajas y falencias de Rumba Segura, por lo que ahora el programa se llamará ‘Convive la Noche’ y estará en concordancia con el POT.

“Este nuevo decreto se elabora en concertación con comerciantes y personas que tienen que ver con el comercio y la rumba, allí es el Alcalde el que establece los nuevos horarios y el secretario de Gobierno se encarga de certificar los establecimientos que cumplen los requisitos para estar en el programa”, señaló el secretario de Gobierno de Medellín en diálogo con el diario El Colombiano.

Incluso, Rumba Segura fue examinado recientemente por una providencia del Consejo de Estado que ordenó “suspender de manera inmediata los efectos del artículo 3 del Decreto 1793 de 2009 proferido por el alcalde de Medellín”, el cual facultaba al secretario de Gobierno para expedir actos administrativos que determinaron la extensión de horarios. Según el Consejo de Estado, dicha facultad es exclusiva del alcalde y no la puede delegar.

Lo anterior, de acuerdo con Wilson Enrique López, fue una oportunidad para revisar el programa y elaborar un nuevo decreto que tenga en cuenta a todos los sectores afectados de algún modo por la rumba. De esta manera, se consideran temas de convivencia y se equilibran las zonas donde la rumba se podrá extender las 24 horas.

“Se vienen modificaciones, pero todas tratando de generar un sano equilibrio entre el comercio, la rumba nocturna y los beneficios para el empleo y la actividad cultural, pero considerando los derechos de los habitantes a tener una noche tranquila”, puntualizó el secretario de Gobierno.

Por su parte, el concejal John Jaime Moncada manifestó que Rumba Segura se ha desvirtuado por la ausencia de controles y el abuso a los horarios, por lo que pidió que “en el nuevo decreto se tenga muy en cuenta a los ciudadanos que viven en zonas donde se desarrolla la rumba, especialmente de la periferia”.

Finalmente, los gremios del comercio de Medellín señalaron que la medida ha tenido un gran impacto cultural –de cara a cambiar la percepción de violencia que sugiere la noche–, sumado a representar un avance en la internacionalización de Medellín, para que sus visitantes disfruten la ciudad de forma más atractiva y segura.

“Rumba Segura es un proyecto estructurado que buscaba romper una historia muy violenta y retomar la dinámica de la noche que estaba acabada, para que los ciudadanos empezáramos a apropiarnos de ella no solo con consumo de licor sino desde lo cultural y para disfrutar la ciudad las 24 horas”, expresó Humberto Tobón, presidente de la Federación de Comerciantes de Medellín.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Magic Garden, una bomba silenciosa