Alcantarillas en mal estado, doblemente peligrosas para chateadores