Alerta de empresas petroleras por atentados en zonas de concentración

Algunas de las compañías afectadas son Petroseismic Service, Vetra, Gran Tierra y Amerisur. Estos ataques, según Campetrol, pondrían en riesgo la autosuficiencia energética de Colombia.

/ Foto: AFP

La Cámara Colombiana de Bienes y Servicios Petroleros (Campetrol) manifestó su preocupación por los atentados que se están perpetrando en los departamentos de Caquetá y Putumayo a empresas petroleras, en territorios pertenecientes a las Zonas Veredales Transitorias de Normalización, en las que se ubicarán las Farc durante el proceso de desarme.

Campetrol alertó que los atentados afectan en gran parte las fases de exploración y producción, lo que pone en riesgo la estabilidad económica de empresas como Ecopetrol, pues algunas de las compañías atacadas son contratistas de esta, como es el caso de Petroseismic Service, en El Paujil, Caquetá, que está realizando el proyecto Cardón 2D para determinar el potencial petrolífero de la región.

“No podemos permitir que se sigan presentando ataques a las empresas o a la infraestructura energética, tampoco amenazas al personal que labora en la industria, esto solo contribuye a la intimidación y a que se aleje la inversión para el sector petrolero”, aseguró Rubén Darío Lizzaralde Montoya, presidente ejecutivo de Campetrol.

La preocupación es que de continuar estos atentados se comprometa el avance de este sector de la economía colombiana, poniendo en riesgo la autosuficiencia energética de Colombia, puesto que Ecopetrol necesita ampliar sus reservas.

En el Putumayo la situación es similar, debido a que se ha entorpecido el funcionamiento de empresas como Vetra, Gran Tierra y Amerisur por amenazas, impidiendo la movilización de la carga y generando bloqueos ilegales. Según Lizarralde, “la parálisis en la actividad ya completa casi un mes y aunque se han presentado denuncias ante las autoridades respectivas y a la Fiscalía, no ha pasado nada”.

Según Caprecom, los bloqueos han terminado en enfrentamientos entre la Fuerza Pública y los manifestantes.