Aluvión: el proyecto de crítica literaria en el Caribe colombiano

Noticias destacadas de Nacional

El pasado sábado, 12 de septiembre, comenzó virtualmente el proyecto de crítica, divulgación y reflexión literaria en Barranquilla. Su primera actividad fue un taller de crítica literaria sobre la obra de la poeta barranquillera Johanna Barraza.

Aluvión es un espacio dedicado a la crítica, reflexión y divulgación de obras y autores literarios del Caribe contemporáneo. Este primer ciclo lo protagonizan, además de Johanna Barraza, las escritoras también barranquilleras Bertha Ramos y Lya Sierra. El ciclo terminará el 17 de octubre de 2020.

Tawny Moreno; docente de literatura hispánica en la Universidad del Norte, gestora cultural e investigadora; Farides Lugo; editora y escritora independiente y cofundadora de la editorial Mackandal; y Juliana Enciso, doctora en Lenguas y Literatura Hispánica, poeta, ensayista y docente de la Universidad del Norte, fundaron la iniciativa a principios de este año.

Enciso cuenta que en 2019 durante un encuentro académico un colega argentino se le acercó y le preguntó en dónde podía encontrar crítica literaria del Caribe colombiano. Ella respondió, entre varias cosas, con una lista de obras que reseñan autores del siglo pasado. “No me sirve”, le dijo el colega explicando que buscaba a “los autores vivos, principalmente crítica literaria sobre escritores jóvenes”. Así surgió la idea de desarrollar este espacio dedicado a la crítica literaria.

Farides Lugo, en el vídeo de lanzamiento en redes sociales, explica que “Aluvión es el sedimento acumulado y transportado lentamente por una corriente de agua. La arena crea un abanico fluvial siempre en movimiento”. Además, en 1981 la escritora Marvel Moreno, en una entrevista a propósito de su primer libro de cuentos “Algo tan feo en la vida de una señora bien”, le dijo a Jacques Gilard, crítico e investigador literario que “Barranquilla es como un aluvión que recoge las aguas de los ríos más diversos sin preocuparse mucho de dónde vienen”. Esta referencia, explica Tawny Moreno, les pareció una “coincidencia maravillosa” ya que ese no fue el origen del nombre del proyecto.

Los autores y obras que serán objeto de crítica literaria en Aluvión “no son solo los que nacieron en la región. Se trata de aquellos que están y hacen parte. Ya sea porque son de aquí, porque vinieron y se quedaron, o porque su estética y sus imaginarios están en diálogo directo y explícito con el Caribe”, explican las creadoras.

Aluvión se pensó, dice Lugo, como una conversación intermedia que está en la mitad de la academia clásica, el registro noticioso de eventos, festivales y encuentros de literatura en periódicos, revistas y redes sociales.

Las tres están de acuerdo en que “Aluvión nace como una invitación a leer con pasión y rigurosidad las producciones culturales del Caribe contemporáneo, y a escribir sobre estas con el objetivo de conversar entre lectores y visibilizar la existencia de algunas obras”.

Además de hacer divulgación de crítica literaria de autores contemporáneos, para cumplir sus objetivos, Aluvión realiza talleres de lectura crítica abiertos a todo público en los que también conversan, discuten y reflexionan con el autor de la obra seleccionada para cada ciclo.

El primer ciclo de talleres se dio de forma virtual, debido a la pandemia por COVID-19, en los que participaron 50 personas de diferentes partes del país. Farides Lugo cuenta que este primer ciclo fue posible gracias a la Beca de Crítica Cultural y Creativa que les fue otorgada por resolución el 30 de junio del presente año por el Ministerio de Cultura.

Primer ciclo de talleres de Aluvión

Bertha Ramos, Johanna Barraza y Lya Sierra son las primeras escritoras invitadas de Aluvión. Cada una de ellas se sitúa en un género literario diferente: cuento breve, poesía y novela.

Bertha Ramos tiene 62 años, además de escritora es fotógrafa y publicó por 10 años (2010-2020) columnas en el periódico barranquillero El Heraldo. Se graduó como diseñadora gráfica de la Universidad Pontifica Bolivariana de Medellín y se dedicó al dibujo técnico relacionado a la ingeniería civil.

La única obra que ha publicado es una antología de cuento breve titulada “Palabras pesadas” que ella misma describe como: “un juego despiadado con la palabra y la imagen que en un intento decidido por acercarse, mediante la ironía, el sarcasmo y el humor a situaciones dramáticas que palpitan en las escenas de la vida cotidiana revestidas de trivialidad”. Esta antología fue editada por Mackandal, editorial independiente de Barranquilla, fundada en 2019 por Farides Lugo y Betsy Tapias.

Johanna Barraza Tafur barranquillera de 25 años, la más joven de las tres autoras invitadas, ganó en 2019 la convocatoria de estímulos “Germán Vargas Cantillo” del distrito de Barranquilla en la categoría de poesía, con la obra “Sembré nísperos en la tumba de mi padre”, editada por Llantén, en Buenos Aires. El poemario recoge 28 poemas. Según Barraza, estos son de carácter elegíaco con los que se construye una línea de tiempo que va desde su niñez, la muerte de su padre y su vida después de eso.

Barraza estudia edición en la Universidad de Buenos Aires, ciudad en la que vive desde 2017. Varios de sus poemas fueron publicados en la antología de poesía colombiana reciente compilados por La Pájara Pinta, un espacio de producción e intervención cultural. Actualmente trabaja en un siguiente poemario que busca retratar a las mujeres de su familia. “Que quizá aparecen y laten en el primer poemario, hay algunas imágenes pero no son lo central. Me gustaría contar sus vidas, de una forma muy íntima y vivencial”, cuenta la autora.

Lya Sierra es Barranquillera. Es poeta, novelista y docente de literatura. Este año publicó, resultado de un proceso de autogestión, la segunda edición de su novela “Esa gordita sí baila” ambientada en la década de 1970 en Barranquilla. La primera edición fue publicada hace 16 años.

La novela está caracterizada por referentes históricos y culturales que marcaron a Barranquilla en esos años. El auge desaforado de la salsa como género musical dominante, “los avatares socioeconómicos de la clase media, con sus malabares para satisfacer sus necesidades básicas, la influencia del carnaval y del fútbol como elementos superestructurales”, en palabras de Sierra.

Tawny Moreno dice que con la creación de Aluvión no esperan resolver todos los vacíos que hay en el diálogo literario de la región, sería imposible e ingenuo. “Nos interesa crear una conversación entre lectores y autores en formato crítica, muy guiados de referentes históricos como Carlos María, Ariel Castillo y el mismo Jacques Gilard pero reconociendo los retos de los autores y autoras de la actualidad”.

Comparte en redes: