Las amazónicas luchan por sus derechos

Alrededor de 150 indígenas de seis departamentos se reunieron en Bogotá para exigir respeto a sus etnias y para mostrar las principales problemáticas de su región.

La situación de las indígenas del Amazonas es preocupante y por eso vinieron a hablar a Bogotá. Allí, se reunieron alrededor de 150 mujeres de diferentes etnias para exponer las principales problemáticas que las agobian desde hace varios años y para mostrar los resultados de los diálogos que mantienen con el Gobierno.
Lideradas por 6 representantes de los departamentos de Guanía, Vaupés, Guaviare, Putumayo, Caquetá y Amazonas, llevaron a cabo la primera Asamblea de Mujeres de la Amazonía, en compañía de Organización de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombia (OPIAC).

La principal dificultad que tienen que afrontar estas mujeres es la pérdida o asesinato de un compañero, es el hecho más común en la región, con una incidencia del 25%. La amenaza de líderes de las comunidades que, por pertenecer a organizaciones sociales o políticas, es el segundo problema más frecuente.

Entre otros de los riesgos a los que están expuestas las indígenas es el reclutamiento forzado de sus hijos menores de 15 años, el despojo de tierras, la violencia sexual por parte de grupos armados, la minería ilegal, los secuestros, las minas antipersonas, las fumigaciones indiscriminadas en territorios indígenas y la pérdida de los valores culturales de cada etnia. Según el OPIAC, el 45% de estos hechos fueron registrados desde el 2000 al 2007, y alrededor del 15%, desde el 2008 al 2011.

Las más afectadas son las mujeres que tienen entre 16 y 35 años: el 35% de las ubicadas en este rango son las que han tenido que afrontar la mayor parte de los problemas. El 22,5% de las víctimas tienen entre 36 y 50 años, y el 16% entre 0 y 15 años. De acuerdo a las cifras de la organización, la guerrilla, con una incidencia del 64,5%, es el grupo armado sobre el que recae la mayor parte de la responsabilidad. Lo siguen los grupos paramilitares con 13% y el Ejército Nacional con un 9,7%.

“Exigimos que nuestro territorio esté libre de todo actor. Necesitamos que el Gobierno le dé cumplimiento al Auto 092 de 2008 y que respeten nuestros derechos. Están acabando con las culturas indígenas”, aseguró Gilma Román, representante del Caquetá.

Temas relacionados