La ambiciosa apuesta social del Gobierno

Con un presupuesto de $2.129 millones, la Unidad Administrativa Especial de Organizaciones Solidarias espera ayudar a 80 organizaciones sociales y a 1.700 personas directamente.

En el punto de la reforma rural integral comprendida en los acuerdos de La Habana, el Gobierno y las Farc acordaron la creación del Plan Nacional de Fomento a la Economía Solidaria y Cooperativa Rural (Planfes) para estimular la “economía solidaria y sostenible”. La entidad que quedó encargada de la creación de este plan es la Unidad Administrativa Especial de Organizaciones Solidarias que, para el 2017, espera iniciar su implementación.
 
El objetivo del Panfles es “activar las prácticas asociativas y solidarias para la revitalización de socioeconómica de las comunidades y los territorios en el marco de los acuerdos de paz”. Sobre la ejecución de este plan, Rafael González, director de la unidad administrativa, explicó a El Espectador que “en el 2017 vamos a comenzar la intervención para atender a poblaciones vulnerables”.
 
González explicó que la idea es que, para la implementación durante el próximo año, la Unidad llegue a los territorios y realice una intervención integral, creando cooperativas y acogiendo a las que ya existen. 
 
Durante el 2017, esperan atender a reinsertados, víctimas y poblaciones con enfoque diferencial (minorías étnicas, indígenas y población Lgbti). El director de la entidad encargada de acompañar a las cooperativas también aseguró que “es muy probable que nos den la orden de intervenir las zonas veredales transitorias de normalización”.
 
En la actualidad, la unidad tiene presencia en 103 municipios en 25 de los 32 departamentos colombianos. Es responsable de promover y fortalecer las organizaciones solidarias y de cooperativas. 85 de las asociaciones solidarias que acompaña la unidad administrativa, 44 son de organizaciones de personas víctimas; 34, de mujeres, y 7, de resguardos indígenas.