Anorí, golpeada nuevamente por la violencia

En la noche de este jueves un artefacto explotó en la puerta de la casa de justicia del municipio.

Tomada de @jbyrongarcia

El atentado que dejó semidestruida la construcción y causó daños materiales en las oficinas de la alcaldía, locales comerciales y viviendas aledañas, no dejó heridos o lesionados. Anorí es uno de los municipios de Antioquia que más ha sufrido el conflicto.

El proyecto de una toma guerrillera y una operación militar llevan el nombre del pueblo del nordeste antioqueño que se volvió famoso en 1973 cuando fue escenario del golpe más duro que ha sufrido el ELN en toda su historia, Anorí. Hoy su población amaneció preocupada y sumida en la incertidumbre por un ataque que anoche destruyó la casa de la justicia y afectó varias edificaciones cercanas al parque principal.

En medio de un fuerte aguacero, a las 11:15 de la noche de este jueves, fue detonado un artefacto explosivo en la puerta de la casa de la justicia, la misma donde se encuentran las oficinas de la Fiscalía, la Defensoría del Pueblo, la Oficina de Derechos Humanos de la Gobernación de Antioquia, la Inspección de Policía, la Comisaría de Familia y la Personería del municipio.

Según el alcalde Gildardo Alonso Roldán, las pérdidas, que por fortuna fueron solo materiales, pueden ser cuantiosas puesto que la casa de justicia quedó semidestruida y también se vieron afectadas las edificaciones de la alcaldía, el Banco Agrario, locales comerciales y muchas casas cercanas. Aunque no hay todavía información sobre los responsables, el alcalde Roldán recuerda que en la región hay presencia tanto del ELN como del frente 36 de las Farc.

Por su parte el Ministerio de Justicia manifestó que enviará una comisión de emergencia al municipio para evaluar e instalar un sistema que permita continuar con la prestación de los servicios en otro lugar mientras se logra la reparación o reconstrucción de la casa de justicia. “Rechazamos y condenamos este acto violento que atenta contra un servicio que garantiza el acceso al derecho fundamental de la justicia para los ciudadanos” dice el comunicado de Minjusticia.

Es importante recordar que este municipio ha sido históricamente golpeado por la violencia, toda vez que por décadas han hecho presencia en su territorio las Farc y el ELN, desde hace algún tiempo las bacrim y hasta hace poco también grupos paramilitares. En los últimos seis meses algunas acciones de estos grupos han llevado a que Anorí aparezca en los titulares de las noticias: el 15 de enero dos soldados fueron evacuados de zona rural del municipio luego de caer en un campo minado. En febrero, se encontraron dos balones bomba en el camino que conduce a la escuela la Hondoná, en la vereda El Roble. En marzo tres mineros fueron asesinados, mientras una mujer, comerciante de oro, fue secuestrada por el ELN, aunque fue dejada en libertad cinco días después. En junio pasado, un policía fue herido cuando atendía un llamado de una supuesta riña, hecho que las autoridades atribuyeron al frente 36 de las Farc.

Yendo más al pasado, son muchísimas más las fechas en las que Anorí ha sido protagonista de titulares de noticias por cuenta de ataques, hostigamientos y atentados de los grupos armados. El más representativo es el plan de toma del ELN y la operación militar que consiguió menguar no solo la intención del grupo guerrillero sino también las tropas del mismo. La historia se remonta a 1972 cuando la presión de la Brigada V del Ejército hizo que casi la mitad de los hombres que componían el pie de fuerza del ELN se refugiaran en el noreste antioqueño.

Durante el primer semestre de 1973, los guerrilleros fortalecieron su estrategia militar. A mediados de ese año el rumor de una toma del casco urbano de Anorí causó una fuerte reacción de las Fuerzas Militares. La Operación Anorí inició el 7 de agosto y durante 42 días el acorralamiento causó la deserción de 30 elenos y dejó un saldo de 35 bajas, entre ellos los hermanos Manuel y Antonio Vásquez dos de los fundadores de ese grupo.

Mientras duró el proceso de “conquista de Anorí”, el ELN consiguió ejercer control sobre las regiones de El Banco, Tenche, Santiago y Santa Inés. Reclutaron decenas de campesinos y diseminaron su pensamiento insurgente entre las comunidades de la zona. Hoy, ese grupo armado sigue haciendo presencia en el municipio donde también hay influencia del frente 36 de las Farc.