En Antioquia promueven iniciativas para formalizar a mineros artesanales

Según algunos gremios mineros del departamento, la iniciativa no logra abarcar a un gran número de personas y no soluciona los problemas de la minería ilegal.

Jesús Olivero

Con el ánimo de combatir la minería ilegal, la Gobernación de Antioquia invirtió cerca de $17 mil millones para formalizar a los mineros que laboran en el departamento.

De acuerdo con las autoridades, se buscan intervenir regiones críticas –como el Bajo Cauca, Occidente y Suroeste antioqueños– donde la minería ilegal pone en riesgo la vida de personas que ejercen el oficio de manera informal.

En ese sentido, la Gobernación de Antioquia ha dispuesto recursos por el orden de los 17.000 millones de pesos para adelantar procesos de legalización y formalización, que consisten en la obtención del título minero y el cumplimiento de las normas de seguridad.

“La meta para este año es alcanzar 800 legalizaciones de unidades mineras, que pueden operar con un promedio de entre 30 y 50 personas”, manifestó al diario El Colombiano la secretaria de Minas, Claudia Cadavid Márquez quien indicó que la iniciativa es posible gracias a la promoción de los llamados subcontratos de formalización.

A través de dicha figura y en coordinación con las empresas dueñas de títulos mineros, se incentiva la legalidad de los mineros artesanales quienes podrán explotar territorios organizándose previamente como entidades de pequeños mineros.

Tal ese el caso de la recién creada Empresa de Mineros de Jobo Medio (Emijon) –conformada por 35 familias del municipio de Zaragoza– a quienes les fueron cedidas 127 hectáreas de un título minero perteneciente a la compañía Mineros S.A.

Según la secretaria de Minas de Antioquia, ya se han firmado cinco subcontratos con la canadiense Continental Gold, de cara a formalizar a 280 personas que subsisten gracias a la extracción de oro en el sector de Buriticá: “estamos en proceso de que otras dos asociaciones sean formalizadas y llegar a un total de 500 mineros de la zona”, explicó la funcionaria.

No obstante, Luz Stella Ramírez Guevara, directora de la Confederación Nacional Minera de Colombia (Conalminercol), una organización que congrega a varios mineros tradicionales de Antioquia, expresó que los subcontratos representan un avance mínimo para los trabajadores que laboran en la informalidad.

“Estos contratos son una solución mínima para un número muy pequeño de mineros y no es una respuesta efectiva a la magnitud de los problemas que enfrenta la minería tradicional. Como dicen algunos mineros, es un bombón de trapo, un contentillo para que el Gobierno diga que está cumpliendo en algo”, expresó Ramírez.
 

Temas relacionados