Asesinados 19 defensores de derechos humanos este año en Antioquia

Un informe plasmó la situación que viven los líderes sociales del departamento. Durante 2017 se presentaron 248 agresiones.

Archivo

El Observatorio del Nivel de Riesgo a la Labor de las y los Defensores, Líderes, Lideresas en Antioquia de la Fundación Sumapaz, en asocio con la Corporación Jurídica Libertad y otras ONG, realizó un informe sobre la situación de los defensores de derechos humanos en Antioquia. Este documento evidenció la crítica y sistemática situación de vulnerabilidad e impunidad que enfrentan los líderes del departamento.

Yesid Zapata, director de la corporación Sumapaz, declaró que “una de las características de este año es que se han aumentado considerablemente y en grandes proporciones las amenazas contra los defensores de derechos humanos en Antioquia”. Entre 2016 y 2017 las cifras aumentaron un 20%, pues solo este año se presentaron 248 agresiones. Le puede interesar: Procurador se pronunciará sobre situación de líderes sociales de Bolívar

Los defensores son quienes “trabajan para salvaguardar el disfrute de los derechos económicos, sociales, políticos, culturales, ambientales, de género, territoriales”, así los define el documento. Las agresiones hacia ellos van desde amenazas, desplazamientos forzados, detenciones arbitrarias, hostigamientos y homicidios.

Este año, 19 defensores y defensoras fueron asesinados en Antioquia. Siete de ellos pertenecían al Valle de Aburrá.

Entre 2010 y 2017 se registraron un total de 2.008 agresiones. Promediar esta cifra implica que, diariamente, se presentaron 0,7. De esta manera, por lo menos en Antioquia, casi todos los días un defensor de derechos humanos fue agredido.

Por supuesto que las estadísticas tienen sus picos y descensos, por ejemplo, en 2013, durante el Paro Nacional Agrario, se presentaron el 23% de dichas agresiones. Entre 2016 y 2017 las cifras aumentaron el 20% por las manifestaciones de La Minga Nacional. Lea también: Más de 280 defensores de derechos humanos fueron asesinados en 2016

Sin embargo, estos picos también hablan, pues queda en evidencia que persiste el tratamiento de guerra del Estado colombiano contra las manifestaciones sociales y la protestas.

Por otro lado, mientras que los presuntos responsables de los homicidios son los paramilitares, que, según el informe, ejercen presencia en 121 de los 125 municipios del departamento, el 40% de las agresiones provienen de la fuerza pública y el Esmad.

Según le contó Alfonso Negret, defensor del Pueblo, a revista Semana, “una de las principales causas de este fenómeno es la pretensión de grupos armados ilegales de copar los espacios del territorio de los que se han ido retirando las Farc para controlar las economías ilegales”. Además de esto, afirmó que "la estigmatización que sufren por cuenta de su defensa de la paz, el territorio y el medioambiente, entre otras causas”, suele ser un agravante al problema. Le puede interesar: Líder social en Putumayo fue asesinado frente a su familia

El informe propone que el primer paso para luchar contra estas vulneraciones debe residir en reconocer la sistematicidad de los actos y luchar contra la impunidad. “El Estado colombiano debe declarar el patrón que prevalece en la sistematicidad de estas agresiones y homicidios, darle el tratamiento efectivo a las investigaciones y no abandonar líneas de investigación que permitirían esclarecer estos crímenes”, puntualizó el documento.