Autoridades anuncian medidas tras intoxicación masiva en cárcel El Pedregal

La Personería de Medellín solicitó la caducidad del contrato con el operador del servicio de alimentación y avanzar en la investigación penal por omisiones o delitos que se hayan podido cometer en el proceso. El alcalde Federico Gutiérrez señaló que lo podrido no es solo la comida, sino lo que está detrás de la crisis.

Archivo El Espectador

La intoxicación masiva al interior de la cárcel El Pedregal, que dejó alrededor de 1.400 internos afectados el fin de semana, llevó al límite la crisis en este centro penitenciario. Autoridades solicitan la cancelación del contrato de alimentación con el operador.

(Lea: Más de 1.300 reclusos intoxicados en cárcel de Medellín).

Este hecho no es el primero en el que el servicio de alimentación al interior de este centro de reclusión presenta graves fallas. Ya en ocasiones anteriores se presentaron demoras y problemas con el manejo de la comida que vulneraron el derecho de los reclusos.

Sin embargo, ante este nuevo hecho las autoridades anunciaron que tomarán las medidas necesarias, entre ellas, y la más inmediata, la cancelación del contrato con el operador a cargo de la prestación del servicio.

“A esta clase de incumplimientos no le queda ninguna otra salida que la caducidad del contrato y que se les garantice a los internos una alimentación saludable”, señaló Guillermo Durán, personero de Medellín.

El funcionario afirmó, además, que “tiene que haber una investigación penal frente a cualquier omisión o algún delito que se haya podido cometer que haya puesto en riesgo la salud y la integridad de estos internos”.

(Lea también: Cárcel El Pedregal en Medellín presenta problemas con la distribución de la alimentación).

Por su parte, Federico Gutiérrez, alcalde de Medellín, se refirió a la corrupción que yace debajo de esta crisis y condenó lo sucedido con los internos. “Muy grave esta situación. La podrida no solo es la comida. Más podrido es lo que debe haber detrás de todo esto. Corrupción. Y además es fundamental velar por los derechos humanos de los internos. Independientemente de sus delitos, son personas”, señaló el mandatario.