El gestor cultural Sergio Restrepo vuelve al centro de Medellín

Fue nombrado como nuevo gerente del proyecto Claustro de Comfama, que busca activar este lugar histórico como un referente cultural y creativo.

Foto: Archivo Teatro Pablo Tobón

El centro de la capital antioqueña recibe de nuevo al cultural Sergio Restrepo, quien a finales de marzo causó revuelo al conocerse su despido del Teatro Pablo Tobón, donde se desempeñó por seis años como director. Ahora vuelve como gerente del proyecto Claustro de Comfama, ubicado en el corazón metropolitano, que propone la reactivación cultural y el aprovechamiento del espacio. 

Restrepo que se convirtió en un ícono para ese sector de la ciudad, por la transformación que logró desde el ámbito cultural, habló sobre el proyecto como nuevo gerente: “Este espacio del Claustro de San Ignacio se constituye hoy en el proyecto de mayor inversión privada para un centro de cultura en varias décadas en Antioquia...Y lo que vamos a hacer es devolverle un uso cultural a un edificio que es patrimonial e histórico”, según dijo a El Colombiano. El proyecto no solo comprende la sede de Comfama sino que también busca convocar a toda la Plazuela de San Ignacio (que encierra el paraninfo de la Universidad de Antioquia), la zona de comercio formal, el tranvía del Metro y el templo católico con el mismo nombre. 

El nuevo gerente, que saluda de una vez más al centro de Medellín, agregó a El Colombiano que contará con un grupo de asesores que posee experiencia en temas de ciudad, como el exdirector de la Fiesta del Libro, Juan Diego Mejía; Claudia Restrepo, exgerente del Metro; Yan Camilo Vergara, experto en nuevas tecnologías y el mundo digital. 

Restrepo es conocido en Medellín por abrir las puertas del Teatro con espacios como Lunes de Ciudad, Martes por la Educación y Martes por el Teatro; creó espacios para encuentros de yoga y tango, grandes exposiciones, debates y cuatro versiones de Circulart, por los que pasaron más de 800 artistas en escena; y consolidó el evento Días de Playa con una asistencia de cerca de 400.000 personas, que permitieron disolver la línea entre la calle y el ‘adentro’. (Lea: Sergio Restrepo: Un animal indómito)

El Claustro San Ignacio, que recibe a este gestor cultural, es un gran referente histórico para la ciudad paisa, que para el 2007 cumplió dos siglos de tradición. En ese año Comfama publicó un artículo sobre la historia de la edificación: en 1803 el terreno fue adquirido por la comunidad franciscana y su construcción inició en el mismo año, pero en 1810 (cuando se proclamó la independencia colombiana) la comunidad tuvo que abandonar esa tierra, sin alcanzar a ocupar el establecimiento. En 1822 Francisco de Paula Santander dispuso la creación del Colegio de Antioquia en una de las edificaciones, más tarde esta fue ocupada y semidestruida por sus tropas en 1826, durante la rebelión de José María Córdoba.

Después de diversas reestructuraciones (en 1886), el gobernador de Antioquia, Marceliano Vélez, decidió alquilar una de las edificaciones a la comunidad de San Ignacio y la otra la entregó a la Universidad de Antioquia. En 1938 la Compañía de Jesús compra este espacio, que se convirtió en los últimos años en la sede del Instituto Tecnológico y de la Policía. Pasados 70 años, esta comunidad religiosa le vende a Comfama la edificación del claustro para su restauración, entidad que permanece hasta la fecha. Y ahí es donde llega el ‘indómito’ Sergio Restrepo, a un lugar cargado de tiempo.