Encuentran muertos a los dos jóvenes desaparecidos en Guatapé, Antioquia

La Policía de Antioquia confirmó una de las hipótesis que se tenía sobre el crimen: a uno de ellos lo desmembraron. El otro joven, por su parte, recibió impactos de bala.

Archivo.

Luego de días de búsqueda, la Policía de Antioquia encontró los cuerpos de los dos jóvenes que habían desaparecido el pasado 28 de abril en una finca ubicada en la vereda La Peña, Guatapé. (Lea: Dos jóvenes habrían sido desmembrados en una finca en Guatapé, Antioquia)

Los cadáveres, identificados como William de Jesús Flórez Barrera y Sebastián Puerta Rendón, de 27 y 20 años de edad respectivamente, fueron encontrados este martes en horas de la tarde en estado de descomposición.

El alcalde de Granada, Ómar Gómez Artistizábal, informó que los jóvenes estaban “en una vía terciaria entre Granada y Guatapé que tiene un trayecto de 11 kilómetros, más o menos en el kilómetro 3, dejando la vía Granada - San Carlos”.

Aristizabal agregó que la zona en donde se realizó el hallazgo limita con ambos municipios, fue en donde los jóvenes fueron vistos con vida por última vez.

En el reporte oficial del descubrimiento, los uniformados también confirmaron una de las hipótesis que se tenía sobre el crimen: que los habían desmembrado. Sin embargo, al parecer solo se encontraron evidencias de este tipo de tortura en uno de los desaparecidos, mientras que el otro tenía impactos de bala.

Cabe recordar que el pasado 29 de abril el Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía seccional Antioquia allanó el predio señalado y encontró herramientas como seguetas y machetes, presuntamente utilizadas para asesinar y descuartizar a los jóvenes

"Las paredes de la casa estaban recién pintadas y los pisos fueron lavados con ACPM, al parecer para ocultar rastros de sangre en el lugar", dijo la Fiscalía luego del procedimiento. 

Según las autoridades, esta finca estaría relacionada con una banda criminal llamada “la Oficina”, y en el procedimiento dos mayores de edad y un menor fueron capturados pero ninguno de ellos aceptó los cargos por concierto para delinquir, desaparición forzada, utilización de menores para la comisión de delitos y porte ilegal de armas de fuego de uso civil y militar.