Estos son los hombres más buscados en la subregión del Bajo Cauca

De acuerdo con información de inteligencia, existe una disputa entre el Clan del Golfo y Los Caparrapos, que ha desatado la violencia en municipios como El Bagre, Tarazá, Cáceres y Caucasia. Los cabecillas de estas organizaciones integran el cartel de los principales hombres requeridos por las autoridades.

Policía de Antioquia

Los principales cabecillas de las estructuras criminales Los Caparrapos y el Clan del Golfo encabezan la lista de los más buscados en la subregión del Bajo Cauca, en Antioquia, de acuerdo con las autoridades locales. A varios de ellos se les atribuye la violencia desatada en los últimos meses en municipios como Zaragoza, Tarazá, Cáceres y El Bagre.

Lea: Explosión de granada en discoteca deja 25 heridos en El Bagre, Antioquia

Uno de los integrantes de la lista es Claudio Alonso Maturana Hurtado, conocido como el “Negro Cristian”, presunto cabecilla del Clan del Golfo y señalado de ser el responsable del recrudecimiento de la violencia en El Bagre. El pasado mes de diciembre, luego de un consejo de seguridad realizado en la región, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, había señalado que alias “Negro Cristian” pertenece ahora al grupo Los Caparrapos que de hecho se disputa el territorio con el Clan del Golfo.

 

Del grupo Los Caparrapos también hacen parte otros de los más buscados de la región, entre ellos Emiliano Alcides Osorio Macea, alias Kain o Pilato, quien sería uno de los máximos cabecillas de esa estructura criminal. Junto a él aparece en el cartel Robinson Gil Tapias, alias ‘Flechas’, integrante de ese mismo grupo y quien en julio de 2018 fue señalado por la Fiscalía del asesinato de Ana María Cortés, coordinadora de la campaña de la Colombia Humana en Cáceres.

Lea también: Fuerza de Tarea Aquiles llegará al Bajo Cauca antioqueño

Así mismo, Jairo Olivares González, alias Ratón, también integra el cartel de los más buscados y es uno de los hombres al mando de Los Caparrapos.

Hace poco más de dos semanas, el obispo de la diócesis de Santa Rosa de Osos, monseñor Jorge Alberto Ossa Soto, había alertado sobre las amenazas de las que había sido víctima el párroco del corregimiento de Cuturú, en zona rural de Caucasia, precisamente por parte de los grupos armados que tienen injerencia en la región.

Le puede interesar: En el Bajo Cauca hasta los curas tienen que pagar extorsión

La violencia en esta subregión del departamento de Antioquia ocasionó, en 2018, 14 desplazamientos masivos, cuatro de ellos en Cáceres, seis en Tarazá, dos en Caucasia y dos en Zaragoza, dejando un total de 3.467 personas desplazadas.