Inventan máquina para crear ladrillos ecológicos en Medellín

Investigadores de la U. de Medellín buscan garantizar una mayor compresión de bolsas inorgánicas dentro de los envases plásticos. La investigación duró tres años y se invirtieron $22 millones.

Cortesía: Universidad de Medellín

Docentes y estudiantes investigadores de la Universidad de Medellín, desarrollaron y patentaron una máquina que permite la compresión de bolsas y empaques dentro de envases plásticos, que luego podrán ser utilizados para la construcción de viviendas o muebles.

“Lo que nosotros hicimos fue desarrollar una máquina que no fuera operada por una fuente de energía eléctrica, sino que funcionara de manera mecánica para el proceso de compactación de residuos plásticos al interior de una botella, lo cual se denomina ecoladrillos”, indicó el docente investigador, Mario Alberto Luna Del Risco, del programa de Ingeniería en Energía de la Universidad de Medellín.

fdfdfhh.jpg

Autor: 
Cortesía: Universidad de Medellín

La investigación duró aproximadamente tres años y contó con la participación de Santiago Saldarriaga Escobar, estudiante de Ingeniería de Telecomunicaciones, y José Daniel Uribe Guarín,  estudiante de Ingeniería Ambiental, quienes hacen parte del semillero Redeco que trabaja temas de desarrollo sostenible, “con ellos se evidenció que estaban construyendo los ecoladrillos de manera manual y que les tomaba bastante tiempo. Si comparamos ese ejercicio de compactación con el que nosotros diseñamos, la nuestra es mucho más eficiente porque demora menos”, aclaró el docente investigador Sebastián Villegas Moncada.

El dispositivo cuenta con unos brazos modulares que se despliegan al interior de la botella y generan presión sobre los residuos, además de cabezas intercambiables que se ajustan a la boca de la botella y al tamaño de la misma. “Lo que nosotros tenemos previsto es desarrollar una máquina mucho más industrializada, que podamos socializar más y se pueda utilizar en barrios y unidades residenciales”, expresó Villegas.

gfhh.jpg

Autor: 
Cortesía: Universidad de Medellín

Según ellos, después de hacer un seguimiento y valoración de experiencias en el exterior, descubrieron que es la primera desarrollada en el mundo y aunque actualmente cuentan con una patente de invención a nivel nacional, esperan poderla llevar a otros países y dar respuesta a la utilización de residuos no-biodegradables que llegan diariamente a los rellenos sanitarios.

Lo que se hace después de creados estos ecoladrillos es “una construcción tradicional, lo que nosotros estamos haciendo es reemplazar los ladrillos tradicionales, también se pueden utilizar sistemas de amarre para generar procesos de elaboración conjunta”, indicó por último el profesor Luna Del Risco.

Este proyecto contó con una inversión de $22 millones, que se suma a la lista de desarrollo sostenible que propone nuevos usos de los desechos no biodegradables: “El paso a seguir, es tocar puertas con empresas estratégicas que nos puedan ayudar con este apalancamiento, ya estamos comenzando a acércanos a empresas de gestión de residuos sólidos”, dijo el docente e investigador, Carlos Andrés Arredondo Orozco.

Medellín que cuenta con más de dos millones de habitantes y es una de las ciudades que menos residuos genera a diaro (más de 3.000 toneladas) y  Bogotá, que cuenta con al rededor de ocho millones de habitantes, con una producción diaria de 6.000 toneladas de basura, ya han ocuopado el tope máximo de sus rellenos sanitarios, lo que sostiene el debate sobre el pronto aprovechameinto de los residuos orgánicos e inorgánicos, al que se le suman propuestas como estas.