Investigación detectó mercurio en leche materna por minería en Antioquia

La transferencia del metal pesado, según el docente Carlos Federico Molina, se corroboró en cuatro zonas mineras del departamento: El Bagre, Zaragoza, Remedios y Segovia.

Archivo.

Durante un estudio que pretendía definir los niveles de mercurio en mujeres lactantes residentes en áreas de explotación de oro con alta contaminación ambiental en Antioquia, el docente del Tecnológico de Antioquia, Carlos Federico Molina Castaño, detectó la presencia de este metal pesado en leche materna en cuatro municipios departamento: El Bagre, Zaragoza, Remedios y Segovia. (Lea: Minería y contaminación de ríos, las violencias invisibles en el Bajo Cauca)

De acuerdo con el trabajo de Molina Castaño, que recibió el premio a la mejor Investigación Nacional en Nutrición Pública otorgado por la Universidad de Antioquia en 2016, el 50% de los niños que viven en estas zonas de actividad minera presentan niveles de mercurio en su organismo.

Los resultados se dieron luego de evaluar el impacto que la explotación de este mineral trae a la comunidad, la cual a pesar de no tener contacto con este químico ha presentado alteraciones leves en el sistema nervioso como retraso mental, temblores e impotencia.  

“Teniendo en cuenta que la leche materna es esencial para el desarrollo mental y neuronal de los niños, vimos que es de vital importancia llevar a cabo este estudio. Se tomó una muestra de mujeres que tuvieran lactancia exclusiva en los primeros tres meses posparto y se les aplicó una encuesta. Se eligieron 150 binomios madre-hijo en dichos municipios”, explicó el profesor investigador.

Finalmente, Molina Castaño corroboró su hipótesis inicial sobre la transferencia de mercurio en leche materna, y encontró que el 11,7% de las madres están en riesgo no solo por vivir cerca de las compras de oro, sino también por la quema de amalgama de mercurio dentro de sus casas que permite que se liberen vapores y el metal termine en el cabello o acumulado en peces y alimentos como arroz, maíz, verduras, entre otros.

“Los niños y las madres lactantes se están exponiendo a dos clases de mercurio. El metálico que se mide en la orina y el mercurio orgánico o metilmercurio, que pasa a la leche materna y se transfiere a los niños. Se tomaron 150 binomios madre-hijo de los cuatro municipios. En las mujeres tomamos muestras de cabello, orina y leche materna. En los niños solo fue cabello y orina. En los análisis que hicimos evidenciamos que sí hubo transferencia de mercurio a la leche materna, pues registró 11% por encima de lo normal”, agregó el experto.

Después de hacer pública su investigación, este profesor antioqueño propuso que diferentes entidades como los ministerios de Medio Ambiente, Minas, Salud y Educación apliquen un “riguroso” control sobre la emisión de mercurio en el departamento.

“Hay que empoderar a las comunidades para que este proyecto sea sostenible en el tiempo, desde una revisión de impacto ambiental, de la mano del Estado y la comunidad; crear un cambio cultural que ayude a mitigar esta situación y evitar que el daño se siga produciendo a futuro. Se debe generar conciencia y realizar una vinculación entre universidad, Estado, empresa y sociedad para un mayor conocimiento, intervención, información y resonancia en las comunidades involucradas donde habitan indígenas, afrocolombianos, entre otros grupos poblacionales del sector de influencia minera y la comunidad en general”, concluyó el docente del Tecnológico de Antioquia.

últimas noticias

Aparecen banderas del Eln en Bello, Antioquia

Los estudiantes de Valdivia regresan a clases