La primera generación de reintegrados que recibe un diploma académico

En Medellín se graduaron excombatientes, víctimas del conflicto y personas en edad extra escolar como bachilleres.

Cortesía ARN

El Modelo de Educación y Formación para la Reintegración es una propuesta educativa dirigida a personas jóvenes o adultas que, por algún motivo, han vivido rodeadas de un contexto que les impidió realizar sus estudios. El pasado 7 de diciembre se graduó la primera promoción.

25 estudiantes recibieron su diploma con entusiasmo y esperanza en el futuro. El grupo, formado por personas en proceso de reintegración, víctimas del conflicto armado y comunidad en edad extra escolar, saldrá al mundo profesional con más y mejores herramientas para enfrentar nuevas oportunidades en su camino.

"La emoción que nos embarga por nuestra graduación es superior a cualquier otro sentimiento que hayamos sentido, superado solamente por el amor de nuestras familias y amigos, que son el motor para seguir luchando por nuestros sueños”, dijo Mateo Uribe Giraldo, uno de los graduandos, en representación de sus compañeros.

“Este proceso nos brindó una oportunidad que siempre esperamos, que necesitábamos para hacer nuestros sueños realidad. Esta primera parte de un camino lleno de triunfos, que nos permita ser más productivos para nuestras familias y la sociedad", finalizó.

El modelo se realiza gracias a la alianza entre el SENA, la Institución Educativa San Juan Bautista de la Salle, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y la Organización Internacional para las Migraciones.

De acuerdo con María Elvira Laverde, subdirectora nacional del grupo de articulación territorial de la ARN, Agencia para la Reincorporación y la Normalización, "este modelo fue entregado oficialmente por la ARN al Ministerio de Educación Nacional como un aporte a la educación de adultos en Colombia y compromiso en la construcción de paz". Según Laverde, gracias a él se han beneficiado 5.700 personas en 12 departamentos del país.