Antioquia

Más de 120 cubanos están atrapados en Necoclí por protestas en Capurganá

Los migrantes llevan más de una semana varados en el municipio antioqueño. Han tenido que dormir en las calles o acampar en la playa, ya que las embarcaciones que los llevarían al municipio fronterizo están paradas por protestas en Chocó.

Las autoridades estudian una solución para la situación en un consejo de seguridad y esperan la presencia de Migración Colombia. Archivo El Espectador

Serían más de 120 cubanos los que se encuentran retenidos en Capurganá porque los habitantes del corregimiento de Acandí, Chocó, protestan por problemas de salubridad y servicios públicos. Las acciones de los habitantes inmpiden el cruce de los migrantes a la zona fronteriza. 

Los cubanos, que huyen del régimen en su país, ya han tenido que dormir en las calles del municipio o acampar en la playa. El plan inicial de los cubanos era llegar al municipio y que, en lanchas, fueran llevados a Capurganá (a donde solo se puede llegar por vía marítima o aérea), para luego cruzar a Panamá y seguir su camino hacia Estados Unidos.

Los protestantes exigen que el Gobierno Nacional y municipal atiendan los inconvenientes que el paso de migrantes le trae a la comunidad de Capurganá. También piden que haya claridad en el manejo de personas que llegan para cruzar la forntera. Además, denunciaron el colapso de los servicios públicos y su preocupación por el agua que podría no ser potable. 

Esto provocó que los lancheros decidieran parar labores de transporte hasta que sean escuchados por las autoridades. Los trabajadores reconocen la importancia de tratar a los migrantes con dignidad, pero exigen responsabilidad por parte del Gobierno para que la comunidad fronteriza no resulte perjudicada. “Si tienen compañeros allá en Turbo (municipio antioqueño), díganles a sus compañeros que no vengan, que no vamos a dejar entrar personas a Capurganá”, dijo un líder del corregimiento fronterizo.

En un video publicado por una de las afectadas, varios cubanos expresan su preocupación ante la situación en Necoclí. También dijeron que sólo están exigiendo sus derechos, ya que cuentan con el salvoconducto que es requerido para ser trasladados, pero si se quedan más tiempo en el municipio antioqueño, se va a vencer, y serán deportados. “Nos tienen atrapados y nosotros no queremos regresar a Cuba”.

Según Migración Colombia, aunque el grupo de cubanos supera el centenar, sólo 80 personas tienen los documentos requeridos al día. 

La ruta que esperan seguir los migrantes no se acaba cuando llegan a Capurganá, después tendrían que atravesar el Tapón del Darién, una espesa zona selvática que diariamente es ruta de migrantes irregulares y narcotraficantes.

Esta selva, compartida por Colombia y Panamá, es el único punto en el que la carretera Panamericana, que une todo el continente américano desde Alaska hasta la Patagonia, se interrumpe. Esto debido a la boscosidad de la zona. 

El recorrido es hecho por habitantes de países tan lejanos como Bangladés o Somalia. La clandestinidad del transporte por la selva hace que las cifras no sean exactas, sin embargo, se tiene claro que la mayoría de los migrantes llegan huyendo de sus países y tienen la esperanza de llegar a Estados Unidos. 

Recientemente, las autoridades detuvieron a ocho personas en medio de la investigación del hecho del pasado 28 de enero, cuando una lancha entre Capurganá y Sapzurro (zona fronteriza con Panamá), en el Chocó, llegó a las aguas del Caribe colombiano y naufragó. En la embarcación iban 27 personas. Murieron 18 adultos y un menor de edad.