Que no haya alborada, la petición del alcalde de Medellín

Desde las 6:45 pm se realizará en el Estadio Atanasio Girardot un homenaje en honor a las víctimas del accidente aéreo. Federico Gutiérrez insistió en que “no hay nada para celebrar”.

/ Foto: Archivo
A pocas horas de que en el Estadio Atanasio Girardot se realice un homenaje a las víctimas del accidente del avión del Chapecoense, el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, pidió a la ciudadanía que este miércoles no se realice la alborada, una costumbre con la que se da inicio a las fiestas decembrinas en la capital de Antioquia. (Lea aquí: Con velas y camisetas blancas, Medellín recordará a víctimas de siniestro de Chapecoense).
 
Durante la rueda de prensa en la que Gutiérrez explicó cuál será la dinámica del sentido homenaje al equipo brasileño Chapecoense, el mandatario aseguró que “por encima de que la pólvora no sea permitida, les pido que no haya alborada, no hay nada para celebrar”. La petición del alcalde estuvo acompañada por el decreto de tres días de duelo en la ciudad, hasta el próximo sábado.
Desde las 4:45 pm los habitantes de Medellín, mayores de cinco años, podrán entrar al Estadio Atanasio Girardot. A las 6:45 pm iniciará el homenaje que, según el propio Gutiérrez, no durará más de una hora. Los ciudadanos han sido convocados para que vayan con camisas blancas y velas al evento. Además, la Alcaldía dispuso de dos pantallas gigantes para la transmisión del homenaje; estarán ubicadas en el Obelisco y la Plaza de las Banderas.
 
Gutiérrez reiteró su petición de que no se realice la alborada: “Vuelvo y repito: no pólvora, no pólvora. No hay nada que celebrar. Esto es algo que nos va a quedar como una cicatriz”.
 
El pedido del alcalde de Medellín para que no se haga la alborada como una forma de respetar el duelo por las víctimas del trágico accidente, se suma en la larga lista de medidas que se han tomado para acabar con una tradición que, aunque celebrada por muchos, recuerda una época de violencia en la ciudad, al estar ligada al paramilitarismo.
 
En el 2003, en el punto más álgido de la guerra entre el Bloque Metro (dirigido por alias Doble Cero) y el Bloque Cacique Nutibara (al que pertenecía alias Don Berna), estos últimos fueron con cargamentos de tacos y pólvora a varios barrios de Medellín. Lo hicieron para reafirmar su presencia en estos territorios, a pesar de que la desmovilización ya estaba pactada, y para celebrar que en ese momento sus enemigos habían sido diezmados en gran medida.
 
Temas relacionados

 

últimas noticias